viernes, 24 de junio de 2016

LOUANN BRIZENDINE



Con su larga y elegante cabellera roja enmarcando su faz de ardillita, unas coquetas gafas de pasta a juego y alguna que otra pícara broma, la doctora Louann Brizendine recuerda a algún personaje característico de las inteligentes películas de Woody Allen. Aunque quizá ocurra al revés y sea el cineasta quien encuentre en ella materia de guión. Porque Brizendine, que enseñó en Harvard antes de instalarse en San Francisco, donde es profesora de neuropsiquiatría en la Universidad de California, ha puesto a discutir a hombres y mujeres de su país con su polémico libro El cerebro femenino (RBA). En él defiende textualmente que "los cerebros masculino y femenino son diferentes por naturaleza". Esta tesis enerva a las feministas clásicas, partidarias de teorías más igualitaristas, pero también saca de quicio a los machistas porque la doctora sostiene que los cerebros de ambos sexos son diferentes, pero que el femenino tiene algunas ventajas. 

?¿Qué ha cambiado para que los médicos y los investigadores conozcan cada vez mejor el funcionamiento de nuestro cerebro? 
?Actualmente disponemos de nuevas tecnologías como la resonancia magné tica funcional, que permite a los científicos tomar imágenes de nuestros cerebros vivos y en pleno funcio namiento mediante un escáner cerebral. 

?¿Cuándo empiezan a apreciarse las diferencias cerebrales entre hombre y mujer? 
?El cerebro original del feto es unisex hasta las 8 semanas de gestación, cuando en los futuros niños aparecen los testículos, que empiezan a bombear grandes cantidades de testosterona y marinan los circuitos cerebrales con ella, matando algunas células en los centros de comunicación y haciendo crecer otras en los centros sexuales y de agresión. Y se dan fenómenos como, por ejemplo, que en el área cerebral que rige el impulso sexual en los niños las células se multiplican, como mínimo, por dos. En cambio, el cerebro femenino no está perturbado por la testosterona -risas- y sigue creciendo tranquilamente. Una consecuencia para los fetos femeninos es que sus células cerebrales desarrollarán más conexiones en los centros de comunicación y en las áreas que procesan la emoción. 

?¿Por eso se dice que los hombres piensan mucho más en el sexo que las mujeres? 
?Entre los 9 y los 15 años, en los chicos la testosterona se multiplica por veinte o por veinticinco. Biológicamente, ese cambio es enorme, es como si experimentaran una sobrecarga eléctrica. Empiezan a tener fantasías con partes del cuerpo femenino y con actos sexuales. Es la época en que los chicos no querrán hablar con su madre y simplemente se encerrarán en su habitación para sus cosas. En las chicas, en cambio, el impulso sexual se manifestará en la necesidad de mostrarse atractivas en su apariencia externa. Quieren ponerse guapas, utilizar maquillaje, comprar mucha ropa... La tarjeta de crédito de los padres se resentirá. Dos días antes de la ovulación es cuando las mujeres se muestran más seductoras, tratando de atraer la atención de los hombres. La madre naturaleza lo hizo así para que se queden embarazadas. 


LOUANN BRIZENDINE 

?Leyendo el libro, a un hombre le puede parecer que el cerebro femenino es superior. ?Parece tan superior porque tenemos mejor inteligencia emocional: el hipocampo de la mujer es ligeramente más grande y es el que registra los datos emocionales. Si usted se pelea con su esposa, dentro de diez años ni siquiera se acordará de la discusión, pero ella no la olvidará nunca. Quedará firmemente registrada en su hipocampo, que es como su disco duro. Así que hombres y mujeres tenemos un hardware diferente. Un segundo aspecto en el que nuestro cerebro es superior es en el número de neuronas espejo para la empatía: las mujeres tienen más y son más activas, de manera que nos permiten ponernos en la piel de la persona con la que nos comunicamos mejor que los hombres. Los psicólogos evolucionistas creen que esto se deriva de que, a lo largo de millones de años, las mujeres hemos aprendido a interpretar las emociones del bebé que no habla: nos vemos obligadas a leer los matices emocionales en la expresión no verbal del recién nacido, porque es un factor esencial para su supervivencia. 



?Me gustaría que se pronunciara sobre mi anterior pregunta de forma más taxativa: ¿el cerebro femenino es superior? 
?En ciertos aspectos, como la captación de matices emocionales y la empatía, claro que sí -pronuncia estas últimas palabras en castellano, con convencimiento-. Dicho esto, es importante entender que el cerebro masculino hace las mismas cosas que el nuestro, y que, al revés, las mujeres también somos capaces de alcanzar conductas idénticas en aquellos aspectos a los que el cerebro masculino dedica mayor espacio: podemos llegar a tener tanto deseo sexual como los hombres. En cuanto a los coeficientes de inteligencia, el promedio de hombres y mujeres es el mismo. Sabemos por la experiencia que todos podemos ser artistas, astronautas o políticos indistintamente. 
Psiquiatra y madre en la vida 
Brizendine fue en su juventud una feminista sesentayochista "de primera ola". Cuando tuvo un hijo como madre soltera, quiso darle una educación no sexista que incluía intentar que jugara con muñecas: "Lo malo es que les arrancaba las piernas y las usaba como cuchillos. Los niños necesitan luchar y ser super héroes; en cambio, recuerdo el caso de una niña cuyos padres querían que jugase con camiones; y, sí, jugaba acunándolos en sus brazos". 
Hoy Brizendine, que tiene una clínica de terapia hormonal, sigue viviendo experiencias muy particulares con su hijo John, convertido en un mocetón de 2 metros de altura pero con sólo 70 kilos de peso. "Las madres necesitamos ver que nuestros hijos se alimentan" ?dice? "y si no lo hacen, nos sentimos rechazadas. Un día le dije a John que comiera más y me contestó muy seriamente: Mamá, no es que no te quiera, es simplemente que no tengo hambre. Así es el hijo de una psiquiatra: aprende tu jerga y la usa contra ti". Quizá por eso, para entender a sus hijos y a otros hombres, Brizendine acaba de firmar el contrato para escribir el libro que le faltaba: El cerebro masculino
?Parece que la causa de la mayor inteligencia emocional femenina se halla en que ustedes están dominadas por la hormona del estrógeno, mientras que los hombres estamos más conducidos por la testosterona. ?Las hormonas en todos los animales, incluso en los invertebrados, tienen como misión crear una propensión para la conducta. Los circuitos del cerebro femenino se forman en el feto y, cuando llega la adolescencia, los mecanismos de la fertilidad lanzan contra estos circuitos oleadas de dos hormonas: estrógeno y progesterona. Por ello, cada día es muy distinto para el cerebro femenino respecto al anterior. Quizás esta sea la razón de que los hombres digan que no entienden a las mujeres y que son un misterio. Pero lo cierto es que no cambia el yo de la mujer, no se modifica su identidad, pero sí su propensión hacia un comportamiento u otro. Es como si el yo femenino se colorease cada día con una tonalidad diferente. 

?Usted llama la atención sobre el importante problema de la depresión postparto. 
?Un 10% de las mujeres la sufre durante el año posterior a haber dado a luz y muchas veces ni siquiera se les diagnostica. La mayoría de esas enfermas, cuando tienen los síntomas, sólo van al ginecólogo, o acuden al psiquiatra demasiado tarde y ya se les ha pasado. En el período que va entre los 8 y los 12 días después del parto, todas las madres padecen una especie de síndrome de abstinencia porque ya no tienen al bebé dentro. Es el momento en que las hormonas se reajustan en su cuerpo, después de que la producción de estrógeno y progesterona baje de forma muy acusada en el momento del parto. Por eso muchas madres en esos días lloran por cualquier razón. Después, el reajuste hormonal devuelve el equilibrio en el 90% de los casos, pero queda un 10% que no lo consigue y esas madres son las necesitadas de tratamiento. 


"Los chicos piensan más en el sexo porque entre los 9 y los 15 años su nivel de testosterona se multiplica por 20"

?¿Cuál es su recomendación para ellas
?Que vayan al psiquiatra. Si el cerebro no realiza un ajuste automático de sus componentes neuroquímicos, ahora contamos con fármacos como las serotoninas para ayudarlas a conseguirlo. La madre no puede estar deprimida cuando cuida al bebé. 

?¿El psicoanálisis ha dejado de ser válido? 
?El problema es que se sigue aplicando igual que cuando se creó hace un siglo, no ha evoluciona do. Puede ayudar en ciertos problemas psicológicos, pero el 80% de los pacientes son mujeres que van a que las traten de la frigidez y hoy es una irresponsabilidad buscar una explica ción psicológica a eso: la frigidez es un problema hormonal. Antes los psiquiatras no medían los niveles endocrinológicos de la mujer, pero ahora sí lo hacen y pueden diagnosticar la solución neuroquímica. Es una crueldad llevar a una mujer frígida al psicoanalista. 

?Usted sostiene que las mujeres tienen mayor competencia lingüística que los hombres. En la primera edición de su libro incluso daba cifras espectaculares que luego retiró. ¿Qué piensa hoy sobre este delicado asunto? ?Las mujeres suelen hablar más en el contexto de un escenario social, como la vida domésti ca, donde pueden charlar dos o tres veces más que el hombre, pero en otros escenarios, como el trabajo o una reunión de nego cios, pueden hablar menos que los hombres. Así que pienso que el contexto de cada estudio es importante. Por ejemplo, en una primera cita romántica cuando el hombre está fanfarroneando para tratar de impresionar a la mujer, ¡es capaz de no dejarla hablar en ningún momento!


jueves, 23 de junio de 2016

"Among The Ruins" de Lawrence Alma Tadema

http://www.arthistoryarchive.com/arthistory/victorian/images/LawrenceAlmaTadema-Among-the-Ruins-1902-04.jpg

La primera matemática, Hipatia (370-413?)

Unos años después de que el emperador Constantino decretara el cristianismo como religión oficial, el mundo de las ideas y la fe dio un giro importante en todo el territorio del Imperio Romano. Mientras años atrás muchas mujeres y hombres dieron su vida por una fe, la de Cristo, prohibida y perseguida, ahora le tocaba el turno a las creencias consideradas entonces como paganas. Hipatia de Alejandría ha pasado a la historia por su terrible fin. Perseguida por un obispo intransigente, terminó con una de las mujeres más sabias de la antigüedad, de la que poco nos ha quedado de su legado científico y filosófico, pues fue debidamente borrado de la historia por sus detractores.

Una neoplatónica en un Egipto cristiano
Hipatia nació en Alejandría en una fecha indeterminada alrededor del año 370 d.C. Hija de un famoso filósofo y astrónomo llamado Teón, Hipatia recibió en su infancia y juventud una educación extraordinaria centrada en la filosofía, la astronomía, las matemáticas y la literatura. Hipatia pronto destacó como una de las primeras seguidoras de la corriente neoplatónica. Hipatia vivió en un Egipto que en el siglo IV era una de las provincias romanas que había experimentado una fuerte cristianización. Hipatia no era cristiana, por lo que quedaba expuesta a las enemistades de una parte de la población1. Sin embargo, la joven filósofa disfrutó durante un tiempo de una posición privilegiada como profesora en la escuela platónica dirigida por Plotino. 

Respetada por los eruditos de Alejandría, Hipatia se ganó su reconocimiento y se relacionó con ellos como una más. Además de dar clases en el Museion de la Universidad de Alejandría de filosofía platónica, geometría y astronomía2, su casa se convirtió en un centro de saber y conocimiento.

La castidad de la filósofa
Aunque algunos autores apuntan a que Hipatia llegó a contraer matrimonio, otros afirman que permaneció soltera3. Lo que está claro es que Hipatia dedicó su vida en cuerpo y alma a la ciencia y al pensamiento.La obra de Hipatia fue destruida tras su muerte por lo que su pensamiento filosófico se ha perdido. Sabemos sin embargo que fue la inventora de algunos aparejos para uso científico.

La intransigencia del obispo
En la Alejandría en la que vivía Hipatia, también residía uno de los obispos más intransigentes del cristianismo. Cirilo estaba en contra de los ritos paganos y de los pensamientos filosóficos. Según la versión del historiador Sócrates Escolástico, la muerte de Hipatia fue a manos de unos monjes exaltados instigados por el obispo, que la asaltaron mientras iba en su carruaje por las calles de Alejandría. Tras arrastrarla un tramo, la descuartizaron y quemaron su cuerpo.

Este fue el terrible final de una de las mujeres más brillantes de la Antigüedad Tardía. Su obra fue destruida, pero su muerte no pudo ser borrada de la historia, pasando de siglo en siglo como un ejemplo de final injusto para una mujer erudita, sabia y consecuente con sus ideas.
______
1. Mujeres filósofas en la historia, Ingeborg Gleichauf, pág. 20
2. Ídem, pág. 21
3. Ídem, pág. 21 

 Si quieres leer sobre ella  

Hipatia de Alejandría, Maria Dzielska
Género: Biografía 
Mujeres filósofas en la historia, Ingeborg Gleichauf
Género: Ensayo 
Hipatia, Luis de la Luna
Género: Novela histórica 
Agora, Marta Sofía Género:
Novela históricahttp://www.mujeresenlahistoria.com/2012/01/la-primera-matematica-hipatia-370-413.html

Desnudo reivindicativo, Lady Godiva (1040-1080)


"Lady Godiva" (1898), por John Collier (1850-1934)
No es extraño ver en la actualidad mujeres famosas que utilizan el desnudo de su cuerpo para llamar la atención sobre alguna injusticia social o reivindicar alguna cosa. Esto en el siglo XXI. Pero que una mujer del siglo XI, en plena Edad Media, se atreviera a desnudarse por el bien de otros, no era demasiado común, y más bien, algo peligroso. Pero Lady Godiva no dudó en (h)acerlo en favor de los derechos de los súbditos de su esposo.

Un regalo de Dios
Godiva es una latinización del verdadero nombre de la esposa del conde de Chester, Godgifu. Su significado era regalo de Dios. Lady Godiva vivía una vida tranquila al lado de Leofric, quien también era conde de Mercia y señor de Convetry.

El nombre de Lady Godiva aparece en el Liber Eliensis, un libro de la abadía de Ely escrito en el siglo XII. Según este texto, era una joven viuda cuando se casó con Leofric. Ambos aparecen como importantes y generosos benefactores de abadías como la benedictina de Coventry.

Una arriesgada apuesta
Sin embargo, el conde no trataba con demasiada justicia a sus vasallos, a los que oprimía con tributos abusivos. Godiva vio cómo la ambición de su esposo crecía al mismo ritmo que disminuían los ingresos y derechos de sus súbditos. Solidarizada con ellos, pidió al conde que mejorara su situación. La respuesta de Leofric fue que así lo haría si ella aceptaba el reto de pasearse desnuda por las calles de Coventry a lomos de un caballo. Para sorpresa de su esposo, Godiva aceptó.

Tom el mirón
Lady Godiva pidió como única condición que todos los vecinos se encerraran en sus casas y no miraran su osado paseo a caballo. Solamente uno de ellos no cumplió lo establecido. Era Tom, un sastre del pueblo, quien, según la tradición no pudo resistir mirar a su señora desnuda. El sastre Tom fue el origen de la expresión Peeping Tom, el “Mirón Tom”.

Más allá del mito
Cuando Leofric murió en 1057, Lady Godiva se convirtió en dueña de las tierras de su marido. Fue una de las pocas mujeres que mantuvieron sus posesiones tras la conquista de Guillermo de Normandía en 1066. Lady Godiva murió alrededor de 1080 y es probable que fuera enterrada al lado de su marido.

Sea o no cierta la historia de Lady Godiva y su cabalgada desnuda en defensa de sus vasallos, lo cierto es que simboliza la valentía de una mujer en un tiempo oscuro.

Desnudo reivindicativo, Lady Godiva (1040-1080)


"Lady Godiva" (1898), por John Collier (1850-1934)
No es extraño ver en la actualidad mujeres famosas que utilizan el desnudo de su cuerpo para llamar la atención sobre alguna injusticia social o reivindicar alguna cosa. Esto en el siglo XXI. Pero que una mujer del siglo XI, en plena Edad Media, se atreviera a desnudarse por el bien de otros, no era demasiado común, y más bien, algo peligroso. Pero Lady Godiva no dudó en (h)acerlo en favor de los derechos de los súbditos de su esposo.

Un regalo de Dios
Godiva es una latinización del verdadero nombre de la esposa del conde de Chester, Godgifu. Su significado era regalo de Dios. Lady Godiva vivía una vida tranquila al lado de Leofric, quien también era conde de Mercia y señor de Convetry.

El nombre de Lady Godiva aparece en el Liber Eliensis, un libro de la abadía de Ely escrito en el siglo XII. Según este texto, era una joven viuda cuando se casó con Leofric. Ambos aparecen como importantes y generosos benefactores de abadías como la benedictina de Coventry.

Una arriesgada apuesta
Sin embargo, el conde no trataba con demasiada justicia a sus vasallos, a los que oprimía con tributos abusivos. Godiva vio cómo la ambición de su esposo crecía al mismo ritmo que disminuían los ingresos y derechos de sus súbditos. Solidarizada con ellos, pidió al conde que mejorara su situación. La respuesta de Leofric fue que así lo haría si ella aceptaba el reto de pasearse desnuda por las calles de Coventry a lomos de un caballo. Para sorpresa de su esposo, Godiva aceptó.

Tom el mirón
Lady Godiva pidió como única condición que todos los vecinos se encerraran en sus casas y no miraran su osado paseo a caballo. Solamente uno de ellos no cumplió lo establecido. Era Tom, un sastre del pueblo, quien, según la tradición no pudo resistir mirar a su señora desnuda. El sastre Tom fue el origen de la expresión Peeping Tom, el “Mirón Tom”.

Más allá del mito
Cuando Leofric murió en 1057, Lady Godiva se convirtió en dueña de las tierras de su marido. Fue una de las pocas mujeres que mantuvieron sus posesiones tras la conquista de Guillermo de Normandía en 1066. Lady Godiva murió alrededor de 1080 y es probable que fuera enterrada al lado de su marido.

Sea o no cierta la historia de Lady Godiva y su cabalgada desnuda en defensa de sus vasallos, lo cierto es que simboliza la valentía de una mujer en un tiempo oscuro.

miércoles, 22 de junio de 2016

Era 2 - 1998 Full Album

ERA...AMENO (subtitulada al español)

Alicia a través del espejo | Nuevo Clip en español 'Conoce al joven Somb...

Detrás de cámaras Alicia a Través del Espejo

Alicia A Través Del Espejo Disney (2016) Nuevo Tráiler Oficial #2 Español

Entrevista a Adriana Ugarte por 'Julieta'

Vídeo crítica Julieta (Almodóvar)

Entrevista a Pedro Almodóvar

"Asylum" Madeleine Roux ♡ Reseña de libro (Recomendación literaria) || ...

Asylum: El experimento - Trailer en español HD

martes, 21 de junio de 2016

Mi vida secreta



Por su extensión, por sus detenidas (y entretenidas) descripciones y por las variadas, casi infinitas, situaciones que describe, Mi vida secreta es sin duda la novela erótica más importante de la época victoriana. Desde su precoz iniciación en el sexo hasta el fin de su «carrera amatoria», Walter, nombre tras el que el autor oculta su identidad, rememora su trayectoria de la lujuria a través de cientos de encuentros con nodrizas, prostitutas, primas, actrices, hombres y esposas de otros hombres. Explotando al máximo las posibilidades que se le ofrecen, siguiendo la divisa de «mi cuerpo es mío», Walter se lanza a poner en práctica sus obsesiones, sus fantasías y sus fetichismos. Y mientras describe toda una época de represión, en la que deben guardarse estrictamente las apariencias, Mi vida secreta ofrece una mirada excepcional a la cara oculta de la vida victoriana, para iluminar la compleja dinámica sexual de una sociedad dividida estrictamente en ricos y pobres, hombres y mujeres, sexualidad y castidad.Desde su publicación, en Londres en 1894, muchos estudiosos coinciden en afirmar que en la obra confluyen, como pocas veces se ha dado, tres importantes tradiciones: la pasión casi entomológica por describir hasta las más raras prácticas sexuales, la búsqueda de la verdad del placer mediante la escritura (de inspiración libertina) y la necesidad de confesarlo todo (de origen, sorprendentemente, cristiana). Publicada en Tusquets Editores por primera vez en 1978, en dos volúmenes, su rareza y excepcionalidad nos han decidido a editarla en uno solo y ofrecerla, en toda su frescura, a los lectores. Por los datos que da en su novela, Walter, el autor de Mi vida secreta, nació entre 1820 y 1825 en el seno de una familia adinerada que fue perdiendo en pocos años su posición social. Su padre murió arruinado cuando el autor tenía dieciséis años, pero la intervención de un pariente lo salvó de la pobreza al dejarle su herencia, que Walter no tardó en dilapidar. Hacia los veinticinco años tomó sus primeras notas en forma de diario, y a los cuarenta, cuando por dos veces la enfermedad le obligó a descansar, las revisó y, veinte años después, se decidió a publicar su obra: once volúmenes de los que pronto se editó una versión abreviada, que es la que se ofrece a los lectores.

La Vida Secreta de Walter Mitty | Trailer 2 español HD

Aconcio y Cídipe


Aconcio era un joven muy bello, pero sobré todo muy astuto que se quedó totalmente prendado de una muchacha llamada Cídipe, que, sin embargo, por pertenecer a una clase social muy superior a la suya, no podía ni siquiera acercarse a él.
Un día que Cídipe estaba en el templo de Ártemisa con su nodriza, Aconcio le lanzó una manzana con una inscripción, típico regalo amoroso, que vino a definir el destino de Cídipe cuando ésta la leyó. El texto decía: «Juro por Ártemisa que no me casaré con nadie más que con Aconcio». Al pronunciar tales palabras en un lugar tan sagrado, indefectiblemente, tenían que cumplirse, a pesar de que Cídipe lanzó el fruto un tanto desinteresadamente.
Unas semanas más tarde, el padre de Cídipe inició los preparativos de la boda de su hija, que había sido concertada en su niñez, sin embargo tuvo que ser interrumpida hasta tres veces porque cuando se acercaba el momento de la ceremonia, Cídipe contraía una grave enfermedad, que no se curaba hasta que la boda era cancelada. Alterada la familia de la joven ante tales hechos, consultaron al oráculo de Delfos, en donde les fue revelado la causa de la enfermedad de la joven.
Mientras tanto, Aconcio había acudido a Atenas, donde residía esta familia, enterado de tales sucesos que habían adquirido una gran trascendencia. Finalmente, el padre de Cídipe decidió que, aunque la familia de Aconcio no era de su clase social ni tenía bienes, era digna y que, por lo tanto, la boda podía celebrarse, desarrollándose un feliz matrimonio.

lunes, 20 de junio de 2016

Parov Stelar... Mix 2

JustSomeMotion (JSM) - Jamie Berry Feat. Octavia Rose - Delight - #neoswing

Parov Stelar... Mix 1

JustSomeMotion (JSM) - Deka TV Spot (Extended Version) - Jamie Berry Fea...

JustSomeMotion (JSM) - Deka TV Spot (Extended Version) - Jamie Berry Fea...

All night - Parov Stelar (eN) #neoswing

Parov Stelar - Your Man (After Work)

Parov Stelar - Heavens Radio (feat. Y'Akoto)

Parov Stelar feat. Angela McCluskey - Don't Believe What They Say

Tácticas para enamorar durante el siglo II a.C./ Ovidio/ El arte de amar

Ars Amandi - No Abandones

*****Literatura Latina*****Literatura Romana******

ROMANOS OVIDIO EL ARTE DE AMAR ROMA ROMANOS IMPERIO ROMANOVIDEO DOCUMENT...

Catulo 5. Vivamus mea Lesbia. Recitación en latín. Análisis.

despecho

La herida oculta (del Amor) - Texto latino

El arte de amar según Ovidio

Poema en latín recitado

Cómo superar un amor dañino

Remedios de Amor. Remedia Amoris. Texto latino recitado en español

El estrés ambiental . El modelo de Lazarus y colaboradores


 Unidad 4
TEMA 8 - El estrés ambiental
2.2. El modelo de Lazarus y colaboradores
Si el modelo de Selye se centra básicamente en los correlatos biológicos, fisiológicos y psicosomáticos de la respuesta ante el estrés, el modelo desarrollado por Richard Lazarus (Lazarus, 1966; Lazarus y Cohen, 1977; Lazarus y Folkman, 1984) se centra básicamente en los procesos cognitivos que se desarrollan entorno a una situación estresante.  Para el autor la experiencia estresante resulta de las transacciones entre la persona y el entorno. Estas transacciones dependen del impacto del estresor ambiental, impacto mediatizado en primer lugar por las evaluaciones que hace la persona del estresor y, en segundo lugar, por los recursos personales, sociales o culturales disponibles para hacer frente a la situación de estrés.

Clicad para acceder a una reseña de la vida y obra de Richard Lazarus
Así, cuando alguien se enfrenta a una situación potencialnmente estresante, en primer lugar realiza una evaluación primaria, es decir, un juicio acerca del significado de la situación para calificarla de estresante, positiva, controlable, cambiante o simplemente irrelevante. En el caso de considerarla como estresora, una evaluación secundariadeterminará los posibles recursos y opciones de que dispone la persona para hacer frente a la situación. Es una evaluación orientada a "qué se puede hacer en este caso". Los resultados de esta evaluación modifican la evaluación inicial y predisponen al desarrollo de estrategias de afrontamiento, básicamente en dos direcciones:
  • Estrategias orientadas al problema, es decir, comportamientos o actos cognitivos dirigidos a gestionar la fuente de estrés.
  • Estrategias orientadas a la regulación emocional, es decir, orientadas a provocar un cambio en cómo es percibida y vivida la situación de estrés, regulando de manera más efectiva las reacciones emocionales negativas.

"Julieta", la nueva película de Pedro Almodóvar - Trailer oficial

Tipos de texto por trama y función

http://www.fcpolit.unr.edu.ar/programa/2008/03/12/aproximacion-a-una-tipologia-de-textos/

Conflictos Modernos - Capitulo 7

domingo, 19 de junio de 2016

El lobo-hombre de Nicolás Schuff



       Tal vez el hombre-lobo sea, con el vampiro, el más famoso y universal de los monstruos. Su figura aparece en diversas culturas desde la Antigüedad.
       En Argentina, la leyenda dice que el hombre-lobo  -o lobizón- es el séptimo de los hijos varones. En otra época, esta creencia estaba tan arraigada en algunas familias que, durante años, el varón número siete era abandonado, cedido en adopción o asesinado al nacer.
       Mucho menos frecuente, y por eso más curioso que el hombre-lobo, es el caso inverso, el del lobo-hombre. Es decir, el lobo que en las noches de luna llena se transforma en hombre.
     La documentación sobre este infrecuente monstruo es muy escasa.
    Un periódico alemán publicó, hacia 1910, el testimonio de un cazador que había visto a un lobo perder pelo, erguirse en dos patas y transformarse en hombre cuando la luna llena se alzó en el cielo. El lobo-hombre, al ver al boquiabierto cazador, dijo al parecer: “Si vas a dispararme, por Dios que no sea con esa cara de idiota”.
   En 1938 circularon en Hungría algunos ejemplares del diario íntimo de una baronesa apellidada Van Halen. Sus páginas, hoy inhallables, hacían referencia a un lobo-hombre, con el cual la noble señora mantuvo –durante algunas horas- un romance intenso y trágico.
    En 1945 el ingeniero, músico, inventor y notable escritor francés Boris Vian escribió un cuento sobre un lobo-hombre en París. El personaje de Vian pasa la noche bebiendo en la ciudad y más tarde huye de la policía en motoneta, provocando un accidente vial en el cual un agente resulta malherido.
    El último testimonio acerca de un lobo-hombre es curioso, y pertenece a Efraín Monarda, un electricista chileno que en sus Memorias relata lo siguiente:
      “Era bien tarde y había luna llena. Yo manejaba tranquilo. Volvía del mar por la ruta que bordea el bosque. Entonces lo vi. El hombre andaba desnudo por la banquina. Mi primer impulso fue seguir de largo. Después pensé: en una de esas tiene un problema, y además, armas no lleva. Así que frené y bajé la ventanilla,
-          ¿Se encuentra bien?-pregunté.
Me miró asustado. Era joven. Tenía el pelo castaño, los ojos brillantes y la cara afilada, angulosa.
Tardó mucho en responder. Pensé: será opa o sonámbulo. Al fin habló.
-          Hace frío- dijo.
-              Era cierto. Bajé del auto y saqué ropa del baúl. Le di una camisa de franela colorada que me había regalado mi suegra, y le quedó pintada, mucho mejor que a mí, la verdad. Pero vestirse le costaba como a un niño. –tuve que ayudarlo.
-          ¡Qué le pasó?- pregunté mientras intentaba colocarle un calcetín.
-               Otra vez tardó en responder. Dijo:
-          - Me mordió un hombre.
-          Lo miré, buscando entender. No tenía marcas en el cuerpo, ningún signo de lucha o violencia. De verdad sería medio bobo. O estaba loco. Decidí que era lo segundo cuando dijo:
-          Soy un lobo.
        Subimos al auto y manejé en silencio, deseando legar lo antes posible a la ciudad. ¡Quién me había mandado a ayudarlo? A mí los locos me dan miedo, no sé por qué, porque nunca un loco me hizo nada, pero bueno. Mi señora, que leyó psicología, siempre dice que los temores vienen de algún lugar oscuro en nuestra psiquis, y por eso son temores.
         Para colmo el hombre iba inquieto, estudiaba el auto, las cosas que acumulo en el asiento trasero. Tomó un perro de yeso que había ganado en un bingo, un plumero de colores para limpiar el parabrisas y un yoyó de mi sobrino. Cada cosa la miraba como si fuera la primera vez. También había una revista de chismes, unas patas de rana y una chaqueta con bonos de descuento para una heladería.
     Yo encendí la radio. La única emisora que logré sintonizar pasaba cumbia.
-          La música calma a las fieras-  dije.
-          Usted desconfía de mí-   dijo.
-          Usted dijo que era un lobo- le recordé.
-          -Lo soy la mayor parte del tiempo- dijo.
      Entonces me contó lo siguiente: él vivía tranquilo en el bosque. Dos meses atrás había aparecido por allí un hombre extraño, una especie de mago o de científico loco- según entendí por su descripción- , lo había mordido. Desde entonces, con la luna llena, él, que era un lobo, se transformaba en hombre.
      La cosa seguía sonando rara y yo aún estaba nervioso, así que le propuse parar a tomar algo. El alzó los hombros como diciendo: por mí, cualquier cosa está bien.
     La ruta era un páramo, pero al fin apareció una estación de servicio y me detuve. Había un pequeño bar con pocas mesas, una barra y un televisor. También había una góndola con productos comestibles y una heladera con bebidas.
     Mientras yo pagaba el whisky, vi que mi compañero paseaba la nariz de arriba abajo por la góndola, olfateando los productos.
    El cajero del local lo miró sin decir nada. Yo siempre le digo a mi señora: “Los tipos que trabajan detrás de las barras son un ejemplo de discreción”. Pero ella dice que es porque están demasiado aburridos de todo como para molestarse en abrir la boca.
    El local estaba vacío, salvo por un hombre obeso, evidentemente ebrio, que cabeceaba en una mesa. Nos sentamos junto a la ventana. Yo serví dos vasos, choqué el de mi compañero con el mío y dije:
-          Salud, amigo lobo, por una gran noche humana!
Vacié mi vaso de tres o cuatro tragos. El me miraba. Le señalé su propio vaso.
-          No tengo sed-  dijo.
-          Los hombres no bebemos solo cuando tenemos sed –le dije.
-          El olfateó el whisky y arrugó la cara. Yo dije:
-          - No es el mejor, pero pasa. Permiso.
     Y me tomé también su vaso. Apurar así las bebidas nunca me hace bien: eructé. Dije:
-          -Perdón.
     Miramos un rato el televisor, embutido en un soporte de pared. Transmitía ese programa donde algunas señoritas semidesnudas patinan sobre helo frente a un jurado y a una tribuna que las alienta con pancartas. Mentalmente, puse mis porotos en una de las participantes. Pero por desgracia el programa estaba terminando. Cuando concluyó, el hombre de la barra puso un partido de fútbol, que no le interesó porque evidentemente no era su equipo el que jugaba, pero sí el mío, y por eso protesté cuando cambió de cana, pero no me hizo caso.
      Al final dejó una película de tiros, muertes y explosiones, pero los actores hablaban en inglés y yo no alcanzaba a leer los subtítulos.
       -¡Le gusta el cine? – le pregunté a mi compañero, por decir algo.
         El me miró y yme di cuenta de que seguramente no sabía qué era el cine. Mi señora siempre dice: “Si la gente no hablara tanto por hablar, se oirían los pajaritos”.
     Entonces intenté explicarle lo que era el cine. Pero a medida que le explicaba, me percataba de que para hacerle comprender una cosa, antes tenía que explicarle muchas otras, de modo que me fui embrollando, y al final desistí. Como lo vi también a él algo confundido, inquirí:
     -¡Usted se acuerda algo de la noche que pasa como hombre?
     -No –dijo- Nada.
     -¿Sabe qué tendría que hacer? Tendría que anotar. Todo esto que yo le cuento, lo ha hecho esta noche, usted lo anota antes del amanecer en una libreta. Así, cuando vuelve a transformarse, no anda tan perdido.
     Meditó la respuesta.
-También se puede armar un guardarropas - agregué- Como para no embromarse la salud.
     -Es buena la idea de escribir-  dijo- .Pero primero tendría que aprender.
         Yo no había pensado en ese detalle y me agarró desprevenido. Empecé a rascarme la cabeza, meditando una alternativa. Es un tic que tengo: cuando pienso, me pica la cabeza y me rasco como loco. Mi señora dice que así me voy a quedar pelado y que además parezco un mono.
-          Pronto va a amanecer- dijo mi compañero, sacándome de mis cavilaciones.
      Emprendimos la vuelta. El cielo comenzó a aclarar, y con los primeros rayos de sol mi amigo empezó a transformarse. En segundos, a mi lado había un pequeño lobo, de aspecto elegante e inofensivo. Llegamos a la linde del bosque y abrí la puerta. El lobo me miró un instante con una expresión, me pareció, semejante a la pena. Y después corrió feliz a perderse entre los árboles.

   
Fuente: (Seres  que hacen temblar). Historias de bestias, criaturas y monstruos de todos  los tiempos. 
Autor: Nicolás Schuff 
Editorial: Golu
Año de edición: 2008

Lobo Hombre de Boris Vian

sábado, 18 de junio de 2016

Parov Stelar feat. Lilja Bloom - COCO (Official Video)

Parov Stelar - Happy End

Parov Stelar - Booty Swing

Parov Stelar - Chambermaid Swing (Official Audio)

Parov Stelar - Catgroove (Official Audio)

Parov Stelar - The Phantom (1930 Version) (Official Audio)

Parov Stelar - The Phantom (Official Audio)

Parov Stelar - The Princess (Official Video)



EL TEOREMA ZERO: Desesperanza y vacío, pero bonitos.





Amigos: El cine no ha muerto. Los guionistas no se han extinguido. Y, por suerte, todavía quedan directores como Terry Gilliam para demostrarlo.

Por Teresa Domingo


Hacía mucho que no me topaba con una película que me hiciera pensar tanto como The Zero Theorem. Y no porque sea una película difícil de digerir, al contrario, hay tanto que ver que se hace deliciosa, visualmente hablando. No, me refiero a que llevo tres días dando vueltas al mensaje de la película. Y es que, tras todo ese compendio filosófico y metafísico en el que uno se ve envuelto desde el principio, se esconde una constante alegoría del vacío existencial motivado por el desconocimiento del sentido de la vida. Algo que da para pensar. Y mucho.
Al ver los créditos del principio me sorprendió que el guión no corriera por cuenta del Monty Python, aunque tampoco me importó mucho, desde el primer plano la mano de Gilliam es evidente, con esa forma tan reconocible de enlazar los planos, esas escenografías tan tremendas y la cantidad de detalles que las colman, que hacen que, a pesar del torbellino de ideas al que nos vemos sometidos, disfrutemos de la originalidad de este gran director. Eso sí, no busquéis el fino humor inglés típico de las conversaciones de las obras de Terry Gilliam porque, no lo vais a encontrar, en esta ocasión, los gags verbales son sustituídos por innumerables desvaríos filosóficos
El Teorema Zero se centra en la historia de Qohen, no Queen, Qohen Leth (Christoph Waltz), un calculador de entidades, que trabaja en una moderna empresa resolviendo teoremas y demostrando teorías. Leth vive en una capilla gótica abandonada y su sencilla, austera y monótona vida contrasta con el mundo ruidoso y excéntrico que le rodea. Un tío raruno y oscuro que habla en plural y cuyo único objetivo es conseguir la baja laboral o trabajar desde casa para poder recibir una misteriosa llamada que espera desde hace mucho tiempo. La Dirección (Matt Damon), la alegoría del poder absoluto, del Gran Hermano que todo lo ve y que realmente decide si merecemos desarrollarnos como individuos o no, le permite esta licencia, siempre y cuando trabaje en demostrar el teorema Zero, un proyecto que acaba quemando a cualquiera que trabaja en él. Con la ayuda de una app de psicóloga en directo (Tilda Swinton), una ciberputilla (Melanie Thierry) con la que mantiene un pseudorromance virtual y un jovencísimo hacker (Lucas Hedges). Un grupo de secundarios histriónicos con los que Qohen, no Queen, se lanzará a la resolución del teorema mientras espera su llamada.
De principio a fin, cada segundo del metraje se convierte en un canto al desasosiego del ser humano ante el vacío de su vida e invita a ser disfrutado en primera persona. Desde el primer paseo de Qohen de casa al trabajo se aprecia claramente el universo Gilliam, nos adentramos en un mundo que bien puede enmarcarse en un futuro distópico o en una realidad paralela, donde las diferencias no hacen más que acercar la historia a nuestra realidad presente. Bombardeos de publicidad personalizada atestan las paredes de los edificios, en los que se anuncian desde prendas de moda hasta la Iglesia de Batman el Redentor, acosan al protagonista, mientras se acosa al espectador con el permanente mensaje de que estamos solos y vacíos, de que somos pequeñas piezas insignificantes en un gran universo que jamás llegaremos a entender.
Acompañar constantemente al protagonista y ahondar en sus temores nos deja poco margen para no reflexionar en multitud de cuestiones que turban al ser humano desde que el mundo es mundo: nacemos solos y moriremos solos, el temor a la nada, el sentido de la vida, la insatisfacción personal que solemos ocultar bajo mil vicios, los autoengaños que nos mantienen con vida para aceptar La Insoportable Levedad del Ser…
Gustará más o menos, pero no se puede negar que Terry Gilliam es un maestro del lenguaje cinematográfico y se ha ocupado personalmente de presentar estos dilemas en planos picados, contrapicados, desencuadrados, y virados en ángulos casi imposibles para remarcar el desasosiego que transmite la interpretación de Chistoph Waltz, que lo mismo te hace de nazi que de ermitaño tarado. Privado del pelo y de la expresividad de las cejas, la angustia vital que se refleja en su rostro te contagia y te pierde en el torbellino filosófico que acecha en cada recoveco. Tantas cosas para expresar tanto vacío… Por si fuera poco, su peculiar costumbre de hablar en plural no hace más que acrecentar esa sensación de representación de la humanidad en un solo ente y nos invita a embadurnarnos bien con el duro mensaje que director y guionista nos quieren transmitir.
“Estamos muriendo. Nosotros, nosotros mismos”. Para empezar y no parar de divagar.