Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Black is Back

barack-obamaPor Pablo Gámez
La jura presidencial de Barack Obama, ya lo sabemos, marca un hito en la historia de Estados Unidos. En él se cifran las esperanzas de un cambio a los ocho años de George Bush; en Obama se espera una luz que hace muchas décadas no se asoma. Is Black back?

Las expectativas ante la presidencia del Kennedy negro son muy altas; tal vez demasiadas. Obama ha prometido marcar un antes y un después en la historia de su país, y ello implica derribar pesadas estructuras económicas, políticas, culturales y sociales que se han levantado a lo largo de todo el siglo XX en Norteamérica.

Obama llega en un momento en que el poderío de Estados Unidos se desploma. Su posición y peso geopolítico sigue siendo determinante, pero otras potencias han sabido ver el contexto y han movilizado fichas con precisión y acierto. El resultado es una tímida vuelta a la multipolaridad, en tiempos en que la globalización carece de gobernanza y timón.

Hacer frente a temas tan delicados y comprometidos como el cambio climático, las maltrechas relaciones trasatlánticas, el embargo de Cuba, las relaciones con América Latina, la bomba que ya dejó de ser de tiempo en Oriente Medio, las ambiciones nucleares de Irán y Corea del Norte, la inestabilidad en África, la amenaza terrorista, el compromiso de acabar con Guantánamo, y todo ello con un frente abierto de una crisis económica que destruye lo que está a su alcance, presagian tiempos de profundos cambios y de nuevas convicciones, las cuales se resumen en la figura de Barack Obama.

Estuve recientemente en toda Centroamérica, y el ambiente que se respira allí es uno: que con Obama venga un cambio para bien, porque sencillamente todo está mal. Si va Vd. por la calle verá lo que le digo. Hay un pesimismo marcado ante la década Bush. Los centroamericanos han vivido diez años prácticamente a su suerte, olvidados por Washington y buscando nuevas alternativas.

Impresiona ver cómo el devenir de un país como Estados Unidos se transforma en un paradigna para regiones como América Central, sencillamente ancladas a la estructura del Leviatán norteamericano. A raíz de todas estas reflexiones es que escribí Black is back, un tema musical en la línea del funk latino.

Black is back es, al mismo tiempo, una forma distinta de abordar aspectos periodísticos de nuestra realidad. Es, digámoslo así, la vuelta a la tradición medieval de los trovadores, los primeros personajes de la historia que supieron comunicar los acontecimientos noticiosos, de forma musical.

Estamos en tiempos de cambio, ojalá que esta idea de columnas musicales vayan de la mano del reto de abordar acontecimientos periodisticos de envergadura, a través de soportes y géneros que no necesariamente corresponden al periodista y al periodismo.

Radionovela 'La incomprendida' a debate


InformaRN

08-08-2008

El departamento español de Radio Nederland Wereldomroep, con la imprescindible colaboración de la organización holandesa de ayuda al desarrollo, Oxfam Novib, ha iniciado los debates públicos sobre la radionovela "La incomprendida", de doce capítulos dedicados a la violencia en contra de las mujeres.

incomprendida2.jpgEn cinco países, a saber: Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Paraguay, y Perú, Radio Nederland realizará estos encuentros para analizar la producción radiofónica, pero particularmente la situación del abuso en contra de las mujeres.

José Zepeda, Director del departamento español, viajó especialmente a Costa Rica para realizar, en la sede del Instituto Costarricense de Enseñanza Radiofónica, ICER, un debate con aproximadamente treinta invitadas.

Este es el resultado del diálogo en el que participaron Larraitz Lexartza Arza, asistente de coordinación del Centro Feminista de Información Acción (CEFEMINA); Ana Hidalgo, experta investigadora de la Red Feminista contra la violencia hacia las Mujeres, y Ana León, sicóloga y especialista en género de la Asociación Vecinos.




Segundo debate latinoamericano sobre La Incomprendida

El viernes 15 de agosto tuvo lugar en San Salvador el segundo debate sobre la radionovela La Incomprendida, producida y emitida por Radio Nederland Wereldomroep, con el apoyo de OXFAM Novib.

El encuentro en la capital salvadoreña fue organizado por la Asociación de Radios Comunitarias ARPAS y las invitadas a la conversación fueron Ivón Arguieta, del colectivo feminista Las Dignas; Patricia Berríos, de la organización pro derechos de la mujer Las Mélidas, y Maribel Roque, en representación del Instituto de investigación, capacitación y desarrollo de la mujer, IMU. Ricardo Cuadros participó como moderador, a nombre de Radio Nederland.

El diálogo, al que asistieron como público representantes de organizaciones de mujeres salvadoreñas, giró en torno a los temas que toca la radionovela, entre ellos la violencia intrafamiliar, el derecho a la maternidad y las relaciones de poder masculino femenino en el ámbito laboral.

Con la producción y emisión de esta radionovela, y los debates sobre los temas que aborda, Radio Nederland se suma a la lucha permanente contra el abuso de las mujeres en Latinoamérica.


Favelas venezolanas


Laurens Nijzink

03-02-2009

Las favelas aumentan. Desde 2008, hay más habitantes en la ciudad que en el campo. Uno de cada 3 habitantes de la ciudad, vive en un barrio marginal. En el mundo entero son mil millones de personas, y su número sigue creciendo rápidamente.

favela.jpgJonas Bendiksen, un joven fotógrafo de la célebre agencia Mágnum, publicó recientemente un libro sobre las favelas. Entre 2005 y 2008 hizo fotografías en los barrios marginales de, entre otras capitales, la de Venezuela,Caracas.

Bendiksen se sumergió durante varios meses en estos suburbios. Estableció un buen contacto con los habitantes y pudo hacer fotografías de ellos y del interior de sus "viviendas".

"No hablo ninguno de los idiomas, por ello trabajaba con jóvenes de la zona que hacían de guías e intérpretes. Lo curioso es que nunca he trabajado en un lugar donde me permitieran la entrada tan fácilmente. Creo que fue porque la gente entendía que yo no buscaba solamente los detalles tristes, pero más bien su vida cotidiana. La gente quería contar sus historias, lo que habían construido y cómo vivían. Me llevaban de casa en casa".

Caracas
Bendiksen exploró algunos barrios marginales de Caracas. Describe una fotografía que resume lo que una favela de Caracas es para él. La foto muestra el interior de una habitación con sus dos ocupantes. En las favelas de Caracas, Bendiksen se encontró que las chabolas son mejores y más amplias, pero la vida diaria es mucho más violenta: "La violencia está por todas partes", dice el fotógrafo.

El propietario de la vivienda en cuestión es Carlos Fernández, quien era líder de una banda en su zona. En la foto empuña un rifle e intenta mostrarse amenazante. Sin embargo, su imagen se suaviza pues sobre la cama en que está sentado, hay un almohadón con reproducciones del Pato Donald y el Ratón Mickey. Y las sábanas son de "Hello Kitty". Por toda la habitación, su novia ha colgado globos con forma de corazón.

Estereotipos
"Con cada familia que visito, intento romper los estereotipos que tenemos de la gente de las favelas", dice el fotógrafo. "Aún este gágnster que ha matado a unas quince personas, conserva algo muy humano."

Chávez
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha estado ya diez años en el poder. Uno de los distintivos de su gestión es que se preocupa por los más desposeídos. ¿Ha habido algún cambio en las favelas? El fotógrafo cree que el entusiasmo por Chávez ha ido disminuyendo con los años. Bendiksen piensa que la gente se estaba dando cuenta que sus vidas no cambiaban de una manera manifiesta. Sí se han construido centros de salud, pero estructuralmente, la forma de vida sigue igual, opina el fotógrafo.

Valor y dignidad
Las fotografías de Bendiksen son bonitas, desde un punto de vista estético. ¿No existe el peligro de romantizar la miseria, la pobreza y la violencia en las favelas?
"Este proyecto siempre ha intentado no presentar de manera demasiado color de rosa la vida en un barrio marginal, y tratar a la gente con respeto. De eso tratan estas fotografías: la capacidad humana de crear calor y dignidad en las peores circunstancias posibles".

Excavadoras
A menudo, los planificadores urbanos entran con sus excavadoras y destruyen las favelas. Bendiksen les aconseja utilizar la creatividad y la energía de los habitantes de las favelas. Éstos han creado todo su entorno, sus pequeñas empresas, colegios, provisiones sanitarias, etc.

La voz potente del suburbio ha enmudecido
Angela Wainaina vivía en Kibera, el suburbio de Nairobi donde Jonas Bendiksen fotografió el interior de las chabolas y sus habitantes. Al igual que Benediksen, Angela se esforzó en lanzar un sonido positivo desde los suburbios. Su mensaje llegó a mucha gente a través de Guetto Radio.

angela100.jpgPero la semana pasada, Angela y otras 28 personas perecían en un gran incendio en un supermercado de Kibera. Todas las salidas de emergencia estaban cerradas y los clientes no tuvieron ninguna posibilidad de escapar a ese mar de llamas.

Como popular DJ de Guetto Radio en uno de los mayores suburbios de África, Angela inspiraba a sus oyentes:
"Si vienes a Kibera, verás cuan dura es la vida allí pero si hablas con sus habitantes, sobretodo con los músicos y jóvenes artistas, cambiarás de opinión. Verás que, bajo ese vertedero, esa basura, brilla la esperanza.

Guetto Radio, emisora asociada a Radio Nederland, era para Ángela algo más que una emisora de radio: "Los oyentes de Guetto Radio deben saber que hay mucho potencial en el gueto. La gente tiene que volver a encontrarse, tanto la que procede de la parte rica de la ciudad, como la del gueto.

Guetto Radio debe continuar sin el indestructible optimismo de Ángela.

Traducción: Ingrid de Vries y Maite Alcaine

Ministro holandés habla con ex cocaleros


Edwin Koopman

04-02-2009

Hace seis años el gobierno de Colombia comenzó a enviar militares y policías a regiones donde habían estado ausentes durante decenios. De manera lenta pero segura el Ejército recuperó zonas controladas por la guerrilla de las FARC. El ministro holandés de Ayuda al Desarrollo, Bert Koenders, visitó un proyecto de desarrollo que recibe apoyo holandés, en Puerto Toledo.

koenders200.jpg
El ministro Koenders visita un proyecto
Las calles del pueblo se ven vacías. Bares, discotecas y casas de juego han cerrado sus puertas y sus propietarios se han marchado en busca de mejores horizontes. En el único café que permanece abierto las mesas de billar esperan clientes.

Un grupo de desocupados juega a las cartas en una mesa. "Antes en este pueblo había mucha actividad", dice Alvaro Balcázar, de una organización gubernamental para el desarrollo. "En estos negocios se gastaba a manos llenas el dinero del cultivo de coca, materia prima de la cocaína. Ahora que no hay coca, gran parte de la gente se ha marchado". Según cálculos aproximados, de los 10 mil habitantes de Puerto Toledo no quedan hoy más de 2 mil.

La Macarena
Puerto Toledo se encuentra en La Macarena, un hermoso parque natural de 34 mil kilómetros cuadrados, en el centro de Colombia. Esta región se conoce también como la cuna de la guerrilla de las FARC y durante decenios no hubo aquí representación estatal. Es más, hace diez años el gobierno le entregó el control de La Macarena a la guerrilla, "para posibilitar las negociaciones de paz". Las FARC se reforzaron e impusieron un régimen de terror: aquellos que se negaban a cultivar coca o hacían críticas a la guerrilla eran juzgados y a menudo condenados a muerte. Cuando Alvaro Uribe llegó a la presidencia, el año 2000, el Ejército inició la reconquista. La mitad oriental del parque natural está ahora, aun cuando no completamente, bajo control militar.

En Puerto Toledo hay tranquilidad desde hace un par de años y ahora se enfrenta la dura tarea del desarrollo. No será nada fácil. La coca ha desaparecido y los campesinos deben aprender a cultivar maíz y cacao. Es complicado conseguir créditos para semillas y el deterioro de los caminos encarece el transporte de las mercancías. "Toda la infraestructura de la región fue construida por las FARC, con propósitos de guerra", dice Balcázar: "hay que hacerlo todo de nuevo". Holanda es uno de los países que entregan apoyo financiero y Balcázar guía a la delegación de La Haya, de la que forma parte el ministro Koenders.

Desconfianza
Después de la conquista militar llegaron los puestos de policía y los representantes de la ley, y más tarde los proyectos de desarrollo. El proceso es lento. La recuperación de la confianza de la población es tan ardua como el enfrentamiento militar con los guerrilleros. Para los aldeanos los soldados son los culpables de su mala situación porque fueron ellos los que pusieron fin al cultivo de la coca. En Puerto Toledo, miles de campesinos organizaron protestas contra las fumigaciones que aniquilaron los cultivos de coca. "Hasta hace medio año se negaban a vendernos hasta una lata de refresco", dice un soldado. Además, muchos campesinos tienen todavía familiares en las FARC.

pobladores.jpg
Pobladores de la localidad de Santo Somingo
"Me parece bien que hayan destruido los cultivos de coca", dice Jesús Alveiro, campesino de la aldea Santo Domingo, a algunos kilómetros de distancia, "pero tenemos que recibir algo a cambio". Alveiro ha llegado con muchos otros a la casa de reuniones de la aldea para encontrarse con el ministro Bert Koenders. Los campesinos se muestran contentos por la ausencia de la guerrilla, pero también plantean sus quejas: carencia de semillas, pocos créditos, falta de maquinaria y, especialmente, malos caminos. Algunas familias han tenido este año buenas cosechas de maíz, pero no pueden transportarlas. Esta nueva situación no es fácil de aceptar. Durante decenios la coca era recogida, por así decirlo, en la puerta de la casa.

"El factor de la seguridad militar debe ampliarse a la seguridad social y económica", dijo el ministro holandés al cierre de su visita. "En este momento Holanda financia un programa relativamente pequeño, para aumentar la seguridad alimentaria. Ahora debemos evaluar lo que se ha hecho para decidir la continuación de este programa", agregó el ministro.

Traducción:Ricardo Cuadros
Fotografía: Edwin Koopman

http://www.informarn.nl/holanda/HolandaPolitica/act090204-holanda-colombia



Novela:"Diario de Golondrina"

  • portada de 'Diario de Golondrina'
  • Ficha técnica

    Título: Diario de Golondrina | Autor: Amélie Nothomb | Edición española: Anagrama, febrero de 2008 | ISBN: 978-84-339-7467-9 | Precio: 12 € | Páginas: 112

  • Foto de Amélie Nothomb
  • Biografía

'Diario de Golondrina'

Amélie Nothomb

EDITORIAL ANAGRAMA

Primero fue la pérdida de un gran amor. Después la anestesia, el bloqueo de las emociones para evitar el dolor. Y más tarde, el descubrimiento de que ya no había vuelta atrás: con el suicidio de los sentimientos, la muerte de los sentidos era total. Así empieza este libro intimista y descarnado en el que un hombre de identidad cambiante (antes se llama a sí mismo Urbano, después se vuelve Inocencio) descubre que la única manera de recuperar el placer es con experiencias radicalmente nuevas. El primer umbral hacia la recuperación del deseo será la música de Radiohead. El segundo, el asesinato. Contratado como asesino a sueldo, la vida vuelve a tener sentido. Nuestro héroe mata por encargo, y cada bala trae consigo un goce que Urbano consuma en su cama después de los asesinatos. Y cuando las víctimas que le son asignadas no son suficientes para calmar su ansia, la satisface en las calles, matando desconocidos elegidos al azar. Hasta que un día se enamora de la hija de un ministro... después de haberla liquidado, y transgrede el único tabú de los asesinos a sueldo: cruza las fronteras de la intimidad, con la lectura del diario de la muerta. En Diario de Golondrina (Anagrama) la pluma de Amélie Nothomb se encarna por vez primera en una voz masculina, en un Yo frío y distante, no exento de la ironía que caracteriza la obra de la escritora belga, que nos reta a desvelar el secreto que esconden las páginas del diario del asesino.

Extracto del libro:

Nos despertamos en medio de la oscuridad, sin saber nada de lo que sabíamos. ¿Dónde estamos, qué ocurre? Por un momento, no recordamos nada. Ignoramos si somos niños o adultos, hombres o mujeres, culpables o inocentes. ¿Estas tinieblas son las de la noche o las de un calabozo?

Con más agudeza aún, ya que se trata del único equipaje que tenemos, sabemos lo siguiente: estamos vivos. Nunca lo estuvimos tanto: sólo estamos vivos. ¿En qué consiste la vida en esta fracción de segundo durante la cual tenemos el raro privilegio de carecer de identidad?

En esto: tener miedo.

No obstante, no existe mayor libertad que esta breve amnesia del despertar. Somos el bebé que conoce el lenguaje. Con una palabra podemos expresar este innombrable descubrimiento del propio nacimiento: nos sentimos propulsados hacia el terror de lo vivo.

Durante este lapso de pura angustia, ni siquiera recordamos que al salir de un sueño pueden producirse fenómenos semejantes. Nos levantamos, buscamos la puerta, nos sentimos perdidos, como en un hotel.Luego, en un destello, los recuerdos se reintegran al cuerpo y nos devuelven lo que nos hace las veces de alma. Nos sentimos tranquilizados y decepcionados: así que somos eso, sólo eso.

Enseguida se recupera la geografía de la propia prisión. Mi cuarto da a un lavabo en el que me empapo de agua helada. ¿Qué intentamos limpiándonos el rostro con una energía y un frío semejantes?

Luego el mecanismo se pone en marcha. Cada uno tiene el suyo, café-cigarrillo, té-tostada o perro-correa, regulamos nuestro propio recorrido para experimentar el menor miedo posible.

En realidad, dedicamos todo nuestro tiempo a luchar contra el terror de lo vivo. Inventamos definiciones para huir de él: me llamo tal, tengo un curro allí, mi trabajo consiste en hacer esto y lo otro.

De un modo subyacente, la angustia prosigue su labor de zapa. No podemos amordazar del todo nuestro discurso. Creemos que nos llamamos Fulanito, que nuestro trabajo consiste en hacer esto y lo otro pero, al despertar, nada de eso existía. Quizá sea porque no existe.

Fuente: http://www.elboomeran.com/obra/24/diario-de-golondrina/