Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

jueves, 30 de octubre de 2008

Película: "Ensayo sobre la ceguera"

Un clásico de Saramago llega a la pantalla grande con director brasileño y producción de Hollywood

Hacé click para agrandar la foto

Buenos Aires, 28 de octubre (Reporter). Esta semana se sumará a la cartelera de cine la versión del realizador paulista Fernando Meirelles de la obra de José Saramago "Ensayo sobre la ceguera", con un elenco que incluye a Julianne Moore, Mark Ruffalo, Danny Glover y Gael García Bernal.

La película toma la ya clásica historia del Premio Nobel de Literatura publicada en 1995 que explora la naturaleza de las relaciones humanas -el egoísmo, la indiferencia, el temor a lo desconocido- a partir de una misteriosa epidemia que deja ciega a varias personas.

La trama comienza cuando una ciudad es invadida por una niebla que va dejando sin vista a todo aquel que rodea, generando pánico y paranoia por doquier. Los enfermos son trasladados a un viejo hospicio semidestruído en donde quedan en cuarentena.

Entre todos los enfermos hay una mujer que puede ver (Moore) pero que finje su estado para poder quedarse junto a su marido (Ruffalo) en medio del caos.

Cuando las autoridades ya no sepan qué hacer con estos enfermos, ella liderará a un grupo de enfermos que escaparán de hospital buscando respuestas en el mundo exterior.

Su salida pondrá a varios en alerta y sacará a la luz los sentimientos más bajos del ser humano, aunque también posibilitará que gestos nobles y generosos afloren.

La cinta llega a las salas luego de que Meirelles, conocido en todo el mundo por su cinta "Ciudad de Dios", tratara en varias oportunidades de convencer a Saramago de la realización de una adaptación fílmica de su obra.

"Siempre me resistí porque es un libro violento sobre la degradación social y yo no quería que la historia cayese en las manos erróneas", declaró el autor el año pasado. La insistencia del productor Don McKellar fue lo que finalmente lo convenció.

Fue entonces cuando Meirelles -quien tras "Ciudad…" había pasado a Hollywood con éxito con su thriller político "El Jardinero Fiel"- fue convocado para el proyecto, aceptando de inmediato.

"Esta historia no exige una sola lectura, y todas las diferentes interpretaciones tienen sentido -dijo el brasileño sobre el desafío de la cinta- Hay muchos dilemas morales y creo que la película va más en esta dirección que el propio libro, donde las cosas son un poco más negro sobre blanco. Añadí un puñado de grises. Ésta es una historia que debe inspirar diversas preguntas, pero que no nos da respuesta alguna."

miércoles, 29 de octubre de 2008

CONTRATAPA

Dicen que los indios jamás olvidan una ofensa, que la venganza entre ellos es cosa sagrada y que todo lo que tienen de agradecidos y humanitarios lo tienen de rencorosos y vengativos. Y aunque Lorenzo Rosas vista a la última moda parisina y hable tres lenguas, en su fuero íntimo sigue siendo Nahueltruz Guor, el ranquel que seis años atrás juró destruir a la culpable de su desdicha: Laura Escalante. En la sociedad porteña ella es conocida como la viuda de Riglos, una mujer hermosa, rica, inalcanzable. Dueña de una editorial, se mide ideológicamente con figuras de la talla de Sarmiento y Mansilla y escribe un folletín que mantiene en vilo a muchas lectoras. Se le atribuyen, además, varios affaires, el más resonante con el general Julio Roca, quien se apresta para su conquista del indio. Pero lo cierto es que, detrás de esa imagen de mujer fatal, Laura esconde un alma sensible y un corazón destrozado. El rencor de Nahueltruz parece tan profundo como el amor que ella siente por él. En medio de esta lucha de voluntades poderosas, los fantasmas del pasado reaparecen para complicar la situación y se interponen nuevos obstáculos y malentendidos. ¿Podrá Nahueltruz vencer el odio que lo domina y perdonarla? Amparada en un manejo impecable de la intriga y en una fuerza narrativa arrolladora, Florencia Bonelli ata y desata en Indias blancas los hilos de una trama palpitante destinada a dejar honda huella en el recuerdo de sus lectores.

lunes, 27 de octubre de 2008

Educared

1ª Jornada de Educación sexual

"La educación sexual en las escuelas , un proyecto posible"



La Jefatura de Región N° 9 de la Dirección Provincial de Educación de Gestión Privada, dependiente de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, con el apoyo de Fundación Telefónica, organiza la 1º Jornada de Educación Sexual “La educación sexual en las escuelas, un proyecto posible”, que se llevará a cabo el día viernes 7 de noviembre en la Universidad de General Sarmiento (San Miguel, provincia de Buenos Aires),

Tal como lo señala la Ley Nacional de Educación, uno de los objetivos de la política educativa nacional es “brindar conocimientos y promover valores que fortalezcan la formación integral de una sexualidad responsable”. La Ley de Educación provincial retoma esta especial preocupación, al afirmar que es menester trabajar desde el Estado en pos de la “… formación integral de una sexualidad responsable y la integración reflexiva, activa y transformadora, en los contextos socioculturales que habitan.”

Atendiendo a las demandas del sistema educativo en la materia y en correspondencia con la normativa vigenteque establece desde el año 2006 que todos los alumnos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos- la actividad de la Jornada propone a todos los docentes interesados en la temática:

  • Definir qué se entiende por educación sexual en las escuelas
  • Reflexionar sobre la concepción integral, para su enseñanza en el aula.
  • Diseñar proyectos institucionales y áulicos, que den respuesta a una implementación con estrategias didácticas acordes al desarrollo psico-sexual de niños y jóvenes.

La jornada se desarrollará en el Centro Cultural de la Universidad Nacional de General Sarmiento, ubicado en Julio A. Roca 850 (Esquina Muñoz), San Miguel, provincia de Buenos Aires.

La inscripción se realiza a partir del miércoles 15 de octubre a través del portal EducaRed Argentina www.educared.org.ar/jornadaeducacionsexual La acreditación tendrá lugar el viernes 7 de noviembre a las 8 hrs. La inscripción a la jornada es libre y gratuita, hasta alcanzar un cupo máximo 150 participantes.

fotoPARTICIPE EN EL FORO

Como actividad previa a la jornada, invitamos a todos los docentes a intercambiar sus opiniones y experiencias a través del FORO DE LA 1° JORNADA DE EDUCACIÓN SEXUAL que estará coordinado por la profesora Marta Weiss, especialista en la temática.

Temáticas a abordar a lo largo de la Jornada

Mesa Redonda 1: Límites y alcances de la Educación Sexual

  • Enfoques y concepciones de la Educación Sexual
  • Saberes que se reconocen como parte de este campo
  • Destinatarios de la Educación Sexual
  • Espacios y especialistas ¿quiénes están legitimados para trabajar en este campo?
  • Hacia una mirada de la sexualidad más compleja: lo biológico como construcción cultural

Mesa Redonda 2: Diferencias y acuerdos en la implementación de la Educación Sexual en el escenario escolar

  • Etica, cultura y Sexualidad
  • Escuela y familia
  • Medios de comunicación

Taller 1: Educación Sexual: miradas sobre la infancia y la adolescencia

  • Componentes Biológicos- Psicológicos y Sociales del proceso de sexuación: Niñez- Pubertad-Adolescencia

Taller 2: VIH- SIDA: del concepto de riesgo al de vulnerabilidad

  • Nociones básicas sobre VIH-SIDA
  • Hábitos de Prevención

Taller 3: Estrategias Metodológicas en Educación Sexual

  • La metodología de Taller
  • Dinámicas.

Ateneo 1: Anticoncepción y Sexualidad, prevención en Atención Primaria

  • La salud como Derecho
  • Procreación Responsable
  • Mecanismos de acción, Efectividad, Ventajas y Desventajas

Mesa Redonda 3: Sexualidad y Género

  • Construcción de Subjetividades
  • La perspectiva de Género y las concepciones de la Sexualidad.

Cronograma de trabajo

Tema Estrategia Horario Especialista Lugar

Acreditación


8 hrs.


Salón de entrada

Apertura


8.30 hrs.

Jefatura de Región 9

Salón de Actos

Límites y alcances de la Educación Sexual

Mesa Redonda 1 8.30 a 10hrs.

Dra. Mabel Bianco
Lic. Cristina Fridman

Salón de Actos

Pausa

10 a 10.30 hrs.

Diferencias y acuerdos
en la implementación de la Educación Sexual en el escenario escolar

Mesa Redonda 2

10.30 a
12 hrs.

Salón de Actos

Pausa

12 a 12.30 hrs.

Educación Sexual: miradas sobre la infancia y la adolescencia

Taller 1

12.30 a 13.30 hrs

Lic. Gustavo Piquin

Aula 1

VIH- SIDA: del concepto de riesgo al de vulnerabilidad

Taller 2

12.30 a 13.30 hrs

Dr. Andrés Burke Viale

Aula 2

Estrategias Metodológicas en Educación Sexual

Taller 3

12.30 a 13.30 hrs

Lic. Silvia Formenti
Lic. Noemí Pini

Aula 3

Pausa

13.30 a 14 hrs

Anticoncepción y Sexualidad, prevención en Atención Primaria

Ateneo 1

14 a 15 hrs

Dra. Nilda Galina

Salón de Actos

Pausa

15 a 15.30 hrs.

Sexualidad y Género

Mesa Redonda 3

15.30 a 17 hrs

Dr. Pablo Rosales
Dra. María Silvia Villaverde

Salón de Actos

Cierre de la Jornada- Entrega de Certificados


17 hrs.

Invitados y Equipo Organizador

Salón de Actos

Especialistas invitados (ver CV)

LEGISLACION

INSCRIPCION FORO

Campaña contra el Sida

Campaña contra el Sida en Francia























Video: http://www.lepoison.com/sidaction/




Le site " Le Sida et les jeunes "


Le site « Le sida et les jeunes" répond à toutes les questions sur le VIH/sida, la contraception et les IST.
Synthétique, ludique, richement illustré, il est l'outil idéal pour se documenter, apprendre ou préparer un exposé.
En 2007, le site a été actualisé et enrichi de nombreux outils interactifs et dynamiques, notamment des vidéos (spots de prévention, témoignages de jeunes...) et des jeux (quiz "Le sida et toi").


Les spots vidéos
Les trois spots vidéo "Pour la vie"
Les trois spots vidéo « Pour la vie » déclinent tous les possibles en termes de prise de risques.
Trois sujets sont abordés : le test de grossesse suite à un rapport non protégé, le couple hétérosexuel et leur première fois et la tromperie dans le cas d'un couple homosexuel.

* L'épisode 1 « Chloé et Nadia » présente deux jeunes femmes qui parlent de prévention et de contraception. Une des jeunes filles fait un test de grossesse suite à un rapport non protégé. Son amie la rappelle à l'ordre.

* L'épisode 2 « Elodie et Thomas » développe le thème de la prévention autour d'un couple hétérosexuel et de leur première fois. Le jeune homme ne pense pas au préservatif. C'est sa copine qui le lui rappelle, « avec moi, c'est avec ou rien ».

* L'épisode 3 « Alex et Anthony » évoque la prise de risques dans un couple homosexuel. Anthony a des relations sexuelles avec un autre partenaire qu'Alex sans protection. Son petit ami régulier s'en aperçoit.


L`engagement des médias

http://www.sidaction.org/ewb_pages/e/engagement-medias.php

domingo, 26 de octubre de 2008

Jean-Marie Gustave LE CLÉZIO y la memoria


dimanche 4 mars 2007


Jean-Marie Gustave Le Clézio y la memoria

Considerado como uno de los mejores escritores franceses vivientes, el autor de El atestado (Premio Renaudot), cuenta en El africano (Adriana Hidalgo) la historia de su niñez y la lucha de su padre por los nativos en el Africa colonial.


Termes, hormigas y otros insectos
Por J. M. G. Le Clézio

Delante de la casa de Ogoja, pasado el límite del jardín (más una pared de matorrales que una cerca cuidada), empezaba la gran llanura herbosa que se extendía hasta el río Aiya. La memoria de un niño exagera las distancias y las alturas. Tenía la impresión de que esa llanura era tan vasta como el mar. Estuve horas en el borde del zócalo de cemento que servía de vereda a la casa, con la mirada perdida en esa inmensidad, siguiendo las olas del viento en la hierba, deteniéndome de tarde en tarde en los pequeños remolinos de polvo que bailaban por encima de la tierra seca y escrutando las manchas de sombra al pie de los irokos. Estaba de verdad en el puente de un barco. El barco era la cabaña, no sólo las paredes de piedra y el techo de chapa, sino todo lo que tenía la huella del imperio británico, a la manera del buque George Shotton , del que había oído hablar, ese vapor acorazado y armado con cañonera, cubierto por un techo de hojas, en el que los ingleses habían instalado las oficinas del consulado y que remontaba el Níger y el Benue en la época de lord Lugard.
.
Sólo era un niño y el poderío del Imperio me era bastante indiferente. Pero mi padre aplicaba su regla como si sólo ella diera sentido a su vida. Creía en la disciplina, en el gesto de cada día: se levantaba temprano, enseguida se hacía la cama, se lavaba con agua fría en una palangana de cinc y había que guardar esa agua jabonosa para remojar calcetines y calzoncillos. Las lecciones con mi madre cada mañana, ortografía, inglés, aritmética. El rezo cada tarde, y el toque de queda a las nueve. Nada en común con la educación francesa, la carrera de desanudar pañuelos y las escondidas, las comidas alegres donde todo el mundo hablaba a la vez, y para terminar, los dulces romances antiguos que contaba mi abuela, las ensoñaciones en su cama mientras se escuchaba chirriar la veleta y en el libro La alegría de leer seguir las aventuras de una urraca piadosa que viajaba por la campiña normanda. Al irnos a Africa habíamos cambiado de mundo. Lo que compensaba la disciplina de la mañana y de la tarde era la libertad de los días. La llanura herbosa delante de la cabaña era inmensa, peligrosa y atractiva como el mar. Nunca había imaginado que gozaría de esa independencia. La llanura estaba allí, delante de mis ojos, lista para recibirme.
.
No recuerdo el día en que mi hermano y yo nos aventuramos por primera vez por la sabana. Tal vez instigados por los chicos de la aldea, esa barra un poco heteróclita en la que había chicos muy pequeños, con grandes barrigas, y casi adolescentes de doce, trece años, vestidos como nosotros, con short caqui y camisa y que nos habían enseñado a quitarnos los zapatos y los calcetines de lana para correr descalzos por la hierba. Son los que veo en algunas fotos de la época, alrededor de nosotros, muy negros, desgarbados, por cierto burlones y combativos, pero que nos habían aceptado a pesar de nuestras diferencias.
.
Es probable que estuviera prohibido. Como mi padre estaba todo el día ausente, hasta la noche, debimos comprender que la prohibición sólo podía ser relativa. Mi madre era dulce. Sin duda estaba ocupada en otras cosas, en leer o en escribir, dentro de la casa, para escapar al calor de la tarde. A su manera se había hecho africana. Pienso que debía creer que, para dos chicos de nuestra edad, no había lugar en el mundo más seguro.
.
¿De verdad hacía calor? No tengo ningún recuerdo. Me acuerdo del frío del invierno, en Niza, o en Roquebillière, siento todavía el aire helado que soplaba por las calles, un frío de nieve y de hielo, a pesar de las polainas y los chalecos de piel de cordero. Pero no recuerdo haber tenido calor en Ogoja. Mi madre, cuando nos veía salir, nos obligaba a ponernos los cascos Cawnpore, en realidad sombreros de paja que nos había comprado en Niza, antes de irnos, en una tienda de la ciudad vieja. Mi padre, entre otras reglas, había establecido la de los calcetines de lana y zapatos de cuero encerado. Apenas se iba a su trabajo nos descalzábamos para correr. En los primeros tiempos me despellejaba con el cemento del suelo al correr. No sé por qué, siempre me arrancaba la piel del dedo gordo del pie derecho. Mi madre me ponía una venda y yo la ocultaba en los calcetines. Después volvía a empezar.
.
Un día corrimos solos por la llanura leonada en dirección al río. En ese lugar el Aiya no era muy ancho pero lo sacudía una corriente violenta que arrancaba de las orillas terrones de barro rojo. La llanura, a cada lado del río, parecía no tener límites. Cada tanto, en medio de la sabana, se alzaban grandes árboles de tronco muy recto que, más tarde supe, servían para proveer de planchas de caoba a los países industriales. También había algodoneros y acacias espinosas que daban una sombra ligera. Corríamos casi sin detenernos, hasta quedar sin aliento, por las altas hierbas que azotaban nuestros rostros a la altura de los ojos, guiados por los troncos de los grandes árboles. Todavía hoy, cuando veo imágenes de Africa, los grandes parques de Serengeti o de Kenia, siento un vuelco en el corazón y me parece reconocer la llanura por la que corríamos cada día, en el calor de la tarde, sin objetivo, como animales salvajes.
.
En el medio de la llanura, a una distancia suficiente para que no pudiéramos ver nuestra cabaña, había castillos. En un área vacía y seca, paredes rojo oscuro, con las cresterías ennegrecidas por el incendio, como las murallas de una antigua ciudadela. Cada tanto, a lo largo de las paredes, se levantaban torres cuyas cimas parecían picoteadas por pájaros, despedazadas, quemadas por el rayo. Estas murallas ocupaban una superficie tan vasta como una ciudad. Las paredes y las torres eran más altas que nosotros. Sólo éramos niños, pero en mi recuerdo imagino que esas paredes debían ser más altas que un hombre adulto y algunas de las torres debían superar los dos metros.
.
Sabíamos que era la ciudad de los termes.
.
¿Cómo lo habíamos sabido? Tal vez por mi padre o por algunos de los chicos del pueblo. Pero nadie nos acompañaba. Habíamos aprendido a demoler esas paredes. Habíamos debido empezar por lanzar algunas piedras, para sondear, para escuchar el ruido cavernoso que hacían al chocar contra los termiteros. Luego habíamos golpeado con palos las paredes, las altas torres, para ver desmoronarse la tierra polvorienta, mostrar las galerías y los animales ciegos que vivían en ellas. Al día siguiente, las obreras habían rellenado las brechas tratando de reconstruir las torres. Volvíamos a golpear, hasta que nos dolían las manos, como si combatiéramos a un enemigo invisible. No hablábamos, golpeábamos, lanzábamos gritos de rabia y otra vez pedazos de pared volvían a derrumbarse. Era un juego. ¿Era un juego? Nos sentíamos llenos de fuerza. En la actualidad me acuerdo no como de una diversión sádica de chico malo, con la crueldad gratuita que a los chicos puede gustarles ejercer contra una forma de vida indefensa, cortar las patas de los escarabajos, aplastar a los sapos con una puerta, sino como una especie de posesión que nos inspiraba la extensión de la sabana, la proximidad de la selva, el furor del cielo y las tormentas. Tal vez de esa manera rechazábamos la autoridad excesiva de mi padre devolviendo golpe por golpe con nuestros palos.
.
Los chicos del pueblo nunca estaban con nosotros cuando íbamos a destruir los termiteros. Sin duda, esa rabia por demoler los hubiera asombrado ya que vivían en un mundo donde los termes eran una evidencia, en el que representaban un papel en las leyendas. El dios Termes había creado los ríos al comienzo del mundo y era el que guardaba el agua para los habitantes de la tierra. ¿Por qué destruir su casa? Para ellos no hubiera tenido sentido alguno la gratuidad de esa violencia: fuera de los juegos, moverse significaba ganar dinero, recibir una golosina, cazar algo vendible o comestible. Los mayores vigilaban a los más chicos que nunca estaban solos, librados a sí mismos. Los juegos, las discusiones y los trabajos menudos se alternaban sin un empleo preciso del tiempo: mientras paseaban recogían ramas y bosta seca para el fuego, iban a buscar agua y charlaban durante horas delante de los pozos, jugaban a la payana en el suelo o se quedaban sentados delante de la cabaña de mi padre, mirando el vacío, esperando por una tontería. Si hurtaban algo sólo podían ser cosas útiles, un trozo de torta, fósforos, un viejo plato oxidado. Cada tanto el garden boy se enojaba, y los echaba a pedradas, pero al instante siguiente ya habían vuelto.
.
Nosotros éramos salvajes como jóvenes colonos, seguros de nuestra libertad, nuestra impunidad, sin responsabilidades y sin mayores. Escapábamos cuando mi padre estaba ausente, cuando mi madre dormía, y la llanura leonada nos atrapaba. Corríamos a toda velocidad, descalzos, lejos de la casa, a través de las altas hierbas que nos cegaban, saltando por encima de las rocas, por la tierra seca y resquebrajada por el calor, hasta las ciudades de las termitas. El corazón nos latía, la violencia desbordaba nuestro aliento, agarrábamos piedras, palos y golpeábamos, golpeábamos, hacíamos derrumbar paredes de esas catedrales, por nada, simplemente por la felicidad de ver subir las nubes de polvo, escuchar desmoronarse las torres, para que el palo resonara sobre las paredes endurecidas y quedaran al aire las galerías rojas como venas donde hormigueaba una vida pálida, color nácar. Pero tal vez al escribirlo hago demasiado literario, demasiado simbólico el furor que dominaba nuestros brazos cuando golpeábamos los termiteros. Sólo éramos dos niños que habían atravesado el encierro de cinco años de guerra, educados en un entorno de mujeres, en una mezcla de temor y astucia, donde el único destello era la voz de mi abuela maldiciendo a los "boches". Esos días en los que corríamos entre las altas hierbas en Ogoja eran nuestra primera libertad. La sabana, la tormenta que se formaba cada tarde, la quemadura del sol en la cabeza, y esa expresión demasiado fuerte, casi caricaturesca de la naturaleza animal, era lo que llenaba nuestros pequeños pechos y nos lanzaba contra la muralla de los termes, esos negros castillos que se levantaban hacia el cielo. Creo que desde ese entonces no volví a sentir semejante entusiasmo. Semejante necesidad de calcular y de dominar. Era un momento de nuestras vidas, sólo un momento, sin ninguna explicación, sin pesar, sin futuro y casi sin memoria.
.
Traducción: Claudia Solans

Fuente: http://revistaliterariaazularte.blogspot.com/2007/03/jean-marie-gustave-le-clzio-y-la.html

sábado, 25 de octubre de 2008

I. Grecia y Sicilia

Apolo trágico

Mediodía: la hora del crimen en Micenas.
-¡Apolo! ¡Oh, Apolo, mi asesino!
¿Quién está aullando de esa manera? Casandra. Ha caído Troya, arden hogueras en
las cumbres de la Argólida y los poetas se encargarán de que esos fuegos duren cerca de
treinta siglos. En las pendientes de Micenas florecen amapolas rojas, están como
engalanadas por orden de Clitemnestra. Pero su color no es el del crimen: sólo el del
verano. En lo alto de la Acrópolis, la cuadriga se detiene chirriando ante la puerta de las
Leonas; la puerta se abre con otro chirrido. Agamenón, víctima designada, toro que se cree
dios, pone el pie sobre alfombras de púrpura, demasiado fastuosas como sabe la misma
Reina, demasiado sagradas para un hombre, que atraen la envidia divina y justifican por
anticipado el desastre. Arriba, en el cuarto de baño de palacio, los amantes adúlteros afilan
sus cuchillos como posaderos decididos a sangrar al extranjero, porque después de diez
años de guerra, de gloria y de ausencia, Agamenón ya no es más que un extranjero para el
corazón de Clitemnestra.

Sentada bajo un arco, en el patio, Casandra espera a que la llamen a aquel palacio
sepulcro. Amada por Apolo, Casandra negó antaño sus favores al dios. Con conocimiento
de causa, esta mujer que conoce el porvenir ha preferido las servidumbres humanas a los
abrazos del dios. Su castigo por haber rechazado al sol parece dimanar de su crimen: sus
predicciones siempre permanecerán oscuras. Apolo no le concedió el don de que sus
oráculos se entiendan. Todo sucede como si nadie la oyese gritar. Las calamidades no han
cesado de abatirse sobre su pueblo, pese a esta loca que profetiza en la sombra.
Esclava, exiliada, huérfana vestida de negro, Casandra no acusa al rey que la arrastra
a la muerte, ni a la esposa ofendida que ya está levantando el hacha, ni a la belleza fatal de
Helena que, sin embargo, es el origen de todos sus males. Acusa a Dios, se remonta al Sol
como causa de todo. Sabe que Apolo se reserva la venganza: Egisto y Clitemnestra
servirán, todo lo más, de mango y de filo al cuchillo celeste. Apolo, dios de los caminos,
dueño de las pistas por donde galopan los caballos de la mañana, ha llevado a la extranjera
a aquella mala posada.

Resuenan aullidos; en el cuarto de baño, Agamenón agoniza entre vapores rojos. La
reina la llama a gritos y, aunque sabe a donde va, Casandra se precipita para reunirse con
ese moribundo cuyo lecho compartió y cae en medio del patio fulminada por el sol. En la
pendiente fatal ya no queda nadie. El guardián de las ruinas duerme en la garita del portero
de palacio que ahora es de Egisto. Al final de la cuesta, el propietario del «Hotel de la Bella
Helena» cierra los postigos para escapar al fuego del cielo. Apolo, dios celoso, reina él solo
sobre la colina de Micenas, espléndido puñal en un seno de oro.

Peregrina y extranjera



Fuente:factorserpiente@gruposyahoo.com.ar

24 de octubre: Día de la biblioteca




Posted: 24 Oct 2008 06:31 AM PDT

Día de la BibliotecaHoy se conmemora, un año más desde su creación en 1997, el Día de la Biblioteca. En esta ocasión la celebración oficial tiene como escenario Santiago de Compostela, a través de distintas actividades organizadas por la Asociación de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, y con el patrocinio del Ministerio de Cultura. Bajo el lema Donde hay una biblioteca, hay una luz esta iniciativa pretende subrayar la importancia de la biblioteca en la promoción de la lectura, especialmente entre niños y jóvenes.

Los principales actos tendrán lugar en la Biblioteca Pública Ànxel Casal de Santiago, en una jornada de puertas abiertas. Entre las diversas actividades encontraremos un maratón de lectura, varios cuentacuentos, un taller de cómic, la entrega de libros a diferentes instituciones y la conferencia de Blanca Roig a raíz de la publicación de su libro ‘La Literatura Infantil y Juvenil gallega en el siglo XXI. Seis llaves para entenderla mejor’.

Pero no sólo en Galicia se homenajea la labor bibliotecaria, ya que se trata de una celebración de la que participan diversos centros de la geografía española a través de lecturas, recitales, talleres, pasacalles y otras iniciativas relacionadas con el mundo del libro.

A pesar de todo tengo la impresión de que no será un evento ni demasiado publicitado ni con gran afluencia de público. Ojalá visitáramos más las bibliotecas, y no sólo para “pasar el rato” delante de los apuntes de clase.

Vía | Espacio libros
Más información | Asociación de Amigos del Libro Infantil y Juvenil
En Papel en blanco | Día de la Biblioteca

Fuente:http://mail.google.com/mail/?shva=1#inbox/11d31f4510fb8db3

Paris


Séances
Posters
Envie de voir toutes les bandes-annonces ?
Je regarde les vidéos à ne pas manquer !

"El puente" Frank Kafka



Yo era rígido y frío, yo estaba tendido sobre un precipicio; yo era un
puente. En un extremo estaban las puntas de los pies; al otro, las manos,
aferradas; en el cieno quebradizo clavé los dientes, afirmándome.
Los faldones de mi chaqueta flameaban a mis costados. En la profundidad
rumoreaba el helado arroyo de las truchas. Ningún turista se animaba
hasta estas alturas intransitables, el puente no figuraba aún en
ningún mapa. Así yo yacía y esperaba; debía esperar. Todo puente que
se haya construido alguna vez, puede dejar de ser puente sin derrumbarse.
Fue una vez hacia el atardecer –no sé si el primero y el milésimo–, mis
pensamientos siempre estaban confusos, giraban siempre en redondo;
hacia ese atardecer de verano, cuando el arroyo murmuraba oscuramente,
escuché el paso de un hombre. A mí, a mí. Estírate puente,
ponte en estado, viga sin barandales, sostén al que te ha sido confiado.
Nivela imperceptiblemente la inseguridad de su paso; si se tambalea,
date a conocer y, como un dios de la montaña, ponlo en tierra firme.
Llegó y me golpeteó con la punta metálica de su bastón, luego alzó con
ella los faldones de mi casaca y los acomodó sobre mí. La punta del
bastón hurgó entre mis cabellos enmarañados y la mantuvo un largo
rato ahí, mientras miraba probablemente con ojos salvajes a su alrededor.
Fue entonces –yo soñaba tras él sobre montañas y valles– que saltó,
cayendo con ambos pies en mitad de mi cuerpo. Me estremecí en
medio de un salvaje dolor, ignorante de lo que pasaba. ¿Quién era? ¿Un
niño? ¿Un sueño? ¿Un salteador de caminos? ¿Un suicida? ¿Un tentador?
¿Un destructor? Me volví para poder verlo. ¡El puente se da vuelta!
No había terminado de volverme, cuando ya me precipitaba, me precipitaba
y ya estaba desgarrado y ensartado en los puntiagudos guijarros
que siempre me habían mirado tan apaciblemente desde el agua veloz.

Fuente: http://lafogonera. blogspot. com/

"Las mujeres son los nuevos actores sociales"

Alain Touraine, sociólogo y filósofo
Entrevistas - 08/10/2008 10:14 - Autor: Kamala Orozco / Florence Cassam-Chenaï - Fuente:
Vota:
- Resultado 10 votos
Enviar por correo electrónico Versión imprimible Estadísticas Enviar una corrección a los editores de webislam
Alain Touraine
Alain Touraine

Alain Touraine es uno de los más influyentes sociólogos y pensadores actuales. A sus 82 años, este filósofo francés y director de estudios de la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París sigue investigando, trabajando incansablemente y reflexionando sobre la sociedad en la que vivimos. En su último libro El mundo de las mujeres considera que hemos entrado en una sociedad de mujeres para los próximos 500 años y que los hombres siguen el camino con dificultad.

Siempre optimista, anuncia que van a pasar cosas “increíbles, impensables” en los próximos años.

¿Cuáles son las características de la sociedad actual ?

Pienso que hemos pasado de una sociedad determinada por términos políticos y luego económicos, a una sociedad definida por términos culturales. Teniendo en cuenta este cambio, me percaté de que las mujeres durante mil años no habían tenido derecho a una subjetividad, a pesar de los papeles fundamentales que desempeñaban. A veces eran reinas o putas de lujo, pero ninguna de ellas tenía subjetividad, no eran un sujeto. Una mujer no tenía el derecho de decir “yo”, decía “ellos”, “nosotros”.

¿Esta subjetividad puede ser una herencia de mayo del ‘68 ?

No lo creo, ya que mayo del ‘68 no representa un punto muy importante dentro de la historia de las mujeres. Se habló más de homosexualidad que de mujeres, se habló más de minorías étnicas o regionales. Lo que decían las mujeres en aquella época era “los hombres hablan y nosotras lo pasamos a máquina”.

En 1967 en Francia, se legaliza el derecho a la contracepción y en 1975, con la ley defendida por Simone Veil, se autoriza el aborto. Son fechas mucho más importantes. No se puede negar que influyó mayo del ‘68, pero no fue un momento clave.

Con esta transformación de la sociedad y la declaración de este nuevo feminismo o, mejor dicho, movimiento femenino, las mujeres son los nuevos actores, es decir, son ellas las que introducen ideas nuevas en la sociedad. Con la toma de conciencia de su subjetividad, las mujeres ven un mundo organizado alrededor de la creación del ‘yo mujer’. Es mi opinión, y creo que el resultado esencial de mi investigación es que las mujeres piensan que lo fundamental para ellas es construirse como mujeres.

¿En qué lugar quedan los hombres en sus relaciones ?

Puede ser un proceso esencial, pero la meta no es enamorarse o tener una relación de fusión con otra persona. No, se trata de crear una nueva relación consigo misma. No significa tratar a los hombres como instrumentos, pero estas mujeres se niegan a considerarse como parte de la pareja. La mujer es primero una mujer.

¿En qué momento cree que se encuentra Europa ?

Los europeos están en peligro de extinción, son incapaces de apasionarse con nada. Ahora estamos en una época en la cual los europeos y las europeas se aburren, y ¡las mujeres europeas se aburren aún más ! El periodo anterior de lucha se ha terminado, excepto quizás para el grupo más intelectual de un movimiento que es norteamericano y que piensa que hay que destruir no sólo el género, las construcciones de dominio del masculino sobre el femenino, sino también los sexos : el movimiento queer. Tienen ideas interesantes : no hay hombres, no hay mujeres, son conceptos construidos más que elementos biológicos.

En Francia por ejemplo, la imagen que prevalece es que las mujeres son víctimas : están mal pagadas, sufren violaciones, hay casos de incestos… Se trata de una visión totalmente negativa, pero en gran parte real. Descubrimos que el nivel de violencia es mucho más alto de lo que se pensaba. Una de cada cinco mujeres en Francia ha sufrido actos de violencia fuerte. Se inventó, por ejemplo, un concepto que no conocía que es el de la ‘violación conyugal’, es decir, la mujer violada por su propio marido. Pasa lo mismo con el incesto, que está mucho más difundido de lo que se creía.

Usted vivió el mayo del ‘68 como profesor en la Universidad de Nanterre y defendió a Daniel Cohn- Bendit ante el comité disciplinario. Muchos aspectos libertarios de entonces, al ser absorbidos por los medios de comunicación, han desaparecido totalmente, ¿no es así ?

Cada 15 días hay una exposición de las serigrafías, recordamos “Il est interdit d’interdir” (Está prohibido prohibir), “Sous les pavés, la plage” (Debajo de los adoquines, la playa). Fundamentalmente, la imagen que se mantiene es la de la libertad sexual, aunque no fue tan grande en mi opinión. Las numerosas referencias a los homosexuales, la separación entre gays y lesbianas ocurrió más tarde, y otras cosas más, algunas infantiles desde mi punto de vista. Hubo un exceso de palabras porque la ideología oficial se entendía a través de los siguientes términos : anticapitalista, clase obrera, sindicalismo. La gente inventó un falso lenguaje que desapareció, pero los temas culturales, los que estaban vinculados con el cuerpo, el sexo, la lucha en contra de la manipulación del cuerpo de la mujer por servicios económicos, todo eso estuvo permanentemente presente.

¿Qué nos queda del ‘68, aparte de las serigrafías, de los lemas ?

Creo que la relación de la mujer con su cuerpo, su sexo, con los hombres, ha cambiado profundamente. Para mí, la mujer ha puesto el centro de su existencia, de su identidad, de sus problemas, en ella misma. Me acuerdo de una mujer musulmana que me contó su historia, que me decía que el problema de la virginidad era insoportable, que su padre siempre la vigilaba. Era musulmana pero no aceptaba la sharia. Acabó llorando, y todo el grupo de estudio de mujeres lloró con ella. Todas habían vivido situaciones similares. Después de un momento, la chica levanta la cabeza y dice : “me doy cuenta de que es la primera vez en mi vida que he dicho yo”. Eso es el ‘68.

http://www.webislam.com/?idt=11111

jueves, 23 de octubre de 2008

Cuentos Fantásticos


El Espejo manchado

En la casa de mi tía Lila hay un espejo manchado.

Cuando le pregunté: -¿Lila porque ese espejo está manchado? Lila me dijo que porque era muy antiguo.

-¿Y porqué no lo cambiás por un espejo nuevo? Le pregunté. -Porque ese espejo pertenecía a mis padres, a mis abuelos y a mis tatarabuelos. Tiene mucha historia. No podría deshacerme de él.

Comencé a mirarlo más detenidamente.


-No te mires mucho en ese espejo. Dijo Lila.- Tu abuelo nos tenía prohibido mirarlo.

-¿Porque? Pregunté con curiosidad. -No conozco el porqué pero tu abuelo nos dijo que por culpa del espejo nunca pudo montar
un caballo. Y a el le encantaban los caballos.

Decidí no hacerle caso y continuar investigando.

La superficie del espejo, o sea la parte vidriada estaba en buen estado. Pero del fondo del mismo parecían aflorar manchas de color plateado como si fueran flores. Estaba rodeado por un marco de madera que parecía más antiguo que el espejo mismo. Me miré. Hice muecas. Saqué la lengua.

El espejo parecía devolver una imagen deformada. Volví a mirarme. Yo no parecía tener diez años, sino más de dieciséis. Parecía mucho más alto. Mi cara era más delgada, mi cabello estaba más largo y hasta vestía de otra manera.

Tenía un arito en la oreja. Dije: -Hola y el sonido que me devolvió era grave y profundo. No era mi voz actual.

Recordé inmediatamente la charla que tuve con Chacho hacía unos días, cuando nuestros padres no nos dieron permiso para ir solos al cine. Los dos nos dijimos:- Cómo nos gustaría ser grandes para poder ir solos al cine.

¿Sería este un espejo mágico? Le conté a Chacho, y a él, que le gustaba todo lo que estaba rodeado de misterio, me pidió ir a verlo.

Los dos nos paramos como dos estúpidos, acercando nuestras narices contra el vidrio, mientras observábamos las manchas con detenimiento hasta opacarlo con nuestro aliento.

Al alejarnos el espejo nos devolvió una imagen nuevamente deformada. Yo estaba igual que ayer, pero vestido diferente y Chacho era más alto que yo. Tenía el cabe
llo teñido con un mechón verde sobre la frente y usaba una campera negra de jean. Nos reímos mientras observábamos nuestro aspecto desaliñado.

-¡Hablá! Le dije a Chacho.

Chacho preguntó: -¿Cuantos años tengo? El espejo devolvió la misma pregunta con una voz áspera y ronca. Chacho se quedó mudo del asombro.

De pronto apareció Lila y nos mandó cada uno para su casa.: -¡Basta de perder el tiempo con ese espejo. Tengo que salir y ya es hora de que preparen las tareas para el colegio!.

Al otro día estuvimos todo el día pensando en el espejo. Sin lugar a dudas tenía propiedades mágicas.

La duda de Chacho era conocer la edad que teníamos en la imagen representada y quería volver a la casa de mi tía a toda costa. Lila trabajaba todos los días y yo iba de visita una vez por semana.

A la semana siguiente ya Chacho había ideado algo. Lila se extraño de vernos otra vez a los dos. Nos apuramos a tomar la leche y nos sentamos juntos frente al espejo. Hicimos el mismo ritual de acercar nuestras narices para luego alejarnos a cierta distancia.


Esta vez estábamos vestidos con otra ropa. Chacho dijo: ¨tengo diez…años¨ y el espejo devolvió -Tengo diecisiete años- . Nos miramos asombrados y contentos. Habíamos logrado conocer la edad representada en el espejo.

Mientras caminábamos por la vereda nos preguntábamos que nos gustaría hacer cuando tuviéramos esa edad. Chacho era fanático de los aviones, y tirarse en paracaídas era su sueño. Yo pensaba que a esa edad tal vez mi papá me prestaría el auto y no bien llegó del trabajo le pregunté: -¿Papá cuando yo tenga diecisiete años , vos me vas a prestar el auto? Mi papá me dijo que si. -Si sacás el registro a esa edad, te lo presto. Pero ahora falta mucho para eso.-!Mirá la pregunta que me hacés!

Las clases terminaron, Nos fuimos de vacaciones y pasamos el verano despreocupados, disfrutando de la arena y del mar. Nos reencontramos nuevamente en el colegio y enseguida planificamos una visita a la casa de Lila.

-¡Otra vez los dos! ¿Vienen a verme a mí o al espejo? Preguntó.

Los dos corrimos hacia el espejo manchado e iniciamos nuestro ritual.

Al alejarnos el espejo devolvió una imagen que nos heló la sangre
. Chacho estaba en una cama de hospital. Con una venda manchada de sangre en la cabeza y los ojos cerrados. Le salían cables y tubos en todas direcciones. Un aparato le sostenía una pierna en lo alto. Parecía un accidentado. Yo lloraba a su lado.

Salimos corriendo cada uno para su casa pensando en qué podría haber pasado mientras hacíamos mil conjeturas. Recién pudimos volver en dos semanas. No nos importaba el biscochuelo que Lila había preparado ni la leche chocolatada. Solo queríamos mirar el espejo.

Esta vez no pudimos vernos juntos.

-¿Qué habría sucedido?

Decidimos enfrentarlo de a uno por vez. Primero se enfrentó Chacho.

Chacho tenía los ojos abiertos pero parecía perdido. Seguía en la cama de hospital, pero sin tantos cables. Por lo visto había mejorado.

Luego yo. Mi imagen era triste, con los ojos vidriosos y enrojecidos. Estaba vestido con saco y corbata como si hubiera perdido los beneficios de la adolescencia para asumir responsabilidades de la adultez.

Me levanté, confundido y nos fuimos maquinando mil historias posibles.

Pensamos que ese espejo en lugar de ser mágico era maldito. ¿Qué sentido tenía querer saber cómo seriamos a los diecisiete años?. Nada nos aseguraba que ese espejo nos reflejara el futuro real. Todas esas imágenes podrían ser engañosas. Pero por las dudas le hice prometer a Chacho que jamás se tiraría de un paracaídas.

Fin



El Triángulo

Todavía me pregunto como fui a parar adentro de este lugar. Lo recorro nerviosa. Tiene límites invisibles que no puedo traspasar. Al llegar a un punto recibo una descarga eléctrica que me hace retroceder de un salto.

Pienso fríamente. Necesito conocer esos límites. Acerco con cuidado el pié hasta que comienzo a recibir un leve cosquilleo y marco en la tierra ese punto. Así uno tras otro consigo formar una recta de unos veinte metros. Cuando quiero retroceder otra descarga me sacude con violencia. Hay un ángulo. Es un ángulo que marca el comienzo de otra recta. Tengo que moverme con cuidado. Cada sacudida me debilita y necesito de todas mis fuerzas si quiero salir de esta encrucijada.

Ya lo sé. Estoy dentro de un triángulo rectángulo. Un triángulo maldito.

¿Estaré perdida para siempre? ¿Podrá acudir alguien a rescatarme?

Lo veo difícil. Simplemente porque nadie puede verlo ni verme.

Un triángulo es una figura indeformable. Esos ángulos inamovibles, sostienen la figura con una rigidez indestructible.

Caer en un triángulo maldito es lo peor que le puede pasar a una persona. Si por lo menos tuviera una escalera podría cotejar la altura y saltarlo. Lo intento, percibiendo el cosquilleo sobre una pared invisible que se eleva sobre mi persona.

Estoy entregada. No hay nada que pueda hacer.

Ya es de noche. Me recuesto boca arriba sobre el pasto. Las estrellas brillan con toda su intensidad. Venus, Marte, el cinturón de Orión, las Pléyades se desplazan a su ritmo. La luna se asoma naranja sobre el horizonte y asciende lentamente iluminando tenuamente el paisaje.

Agotada me quedé dormida.

Por la mañana volví a chequear los límites del triángulo. Seguía acorralada en el mismo lugar y me pregunté si no habría nada que pudiera hacer? Si tengo que esperar la muerte mejor que sea rápido. No quiero morir en agonía.

Lo tengo decidido. Voy a tomar distancia y con las pocas fuerzas que me quedan atravesaré corriendo el muro y si una descarga me mata, que me mate de una vez por todas.

Me paro de espaldas a una de las rectas. Inspiro, expiro, inspiro, expiro, hasta llenar mis pulmones de aire y allá voy a la carrera dando saltos.

El impacto fue demoledor, Tengo el pelo y las pestañas chamuscadas, me duele cada centímetro de mi cuerpo. Estoy debilitada y mal herida pero afuera.

Fin

© Copyright 2006 by
Mirta Fernández, all text above this notice (NOT including images or other files), unless otherwise noted, is licensed under a Creative Commons License, please link to this page if you use this work
Todo el texto arriba de esta nota (NO incluyendo imágenes u otros archivos ), salvo indicacion contraria, son licenciados bajo una Licencia Creative Commons, por favor enlace a esta pagina si utiliza este material -- Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5



Mirta Fernandez - ver página del autor

Me resulta difícil presentarme a mi misma.

Primero soy Mujer. Madre de familia y por lo tanto sujeta a una serie de tareas desvalorizadas y rutinarias.

Pero las mujeres solemos ser multifacéticas.

Particularmente tengo muchos intereses. Mi formación profesional en arquitectura y años de experiencia como docente universitaria estimularon mi creatividad en cuestiones diversas.

Años atrás y un poco por azar me vinculé a idoneos.com .

La Web puede ser un arma prodigiosa para el descubrimiento de nuevas habilidades.

Aquí quiero compartir con ustedes algunos de mis intereses.


Escalera con Canaleta

El paso de los años formó esta caída de agua en ,

Fuente: Web 2.0 → Homepage →Cuentos fantásticos.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Damon Knight


Damon Knight nació el 19 de septiembre de 1922, escritor, editor y crítico de ciencia ficción. Nació en Hood River, Oregón (EE.UU.).

Siendo un adolescente comenzó a leer revistas de ciencia ficción y fantasía, y pronto formó parte del grupo de aficionados más activo (fándom). Decidido a dedicarse por entero a este tipo de literatura, huyó de casa y se trasladó (como autoestopista) hasta Nueva York, por entonces la sede más importante del mundillo de la CF.

En Nueva York se integra en el grupo de fans denominado Futurians, y vive en la casa Futuriana junto con escritores como Frederik Pohl o Donald A. Wollheim. Más tarde publicaría las memorias sobre este periodo de su vida en el libro The Futurians, uno de los trabajos más entretenidos jamás publicados sobre la historia de la ciencia ficción.

A pesar de la abrupta disolución de los "Futurianos", Knight siguió ligado al movimiento asociacionista alrededor de la fantasía y la ciencia ficción. Preocupado por profesionalizar el género, en 1965 fundó la Asociación de escritores de ciencia ficción y fantasía de Estados Unidos (SFWA) de la que fue el presidente hasta 1967. Desde este puesto luchó incansablemente por defender los derechos de autor de los escritores de estos géneros, y fue el azote de las malas prácticas en la publicación.

El aspecto probablemente más conocido de su carrera es probablemente su tarea de crítico. Ya en 1939, cuando era un completo desconocido, publicó una fuerte diatriba contra A. E. van Vogt, el autor más aclamado del momento. Knight fue el primer reseñista que trató de realizar crítica de las obras de ciencia ficción desde los parámetros estándar de la literatura. Su carácter mordaz le hizo buscarse no pocos detractores. Sin embargo, su colección de ensayos y reseñas sobre la historia de la ciencia ficción In search of wonder puede considerarse sin ninguna duda el documento fundacional de la crítica moderna de la ciencia ficción.

Además de la crítica, también ejerció de maestro. Junto con Judith Merrill y James Blish creó la Conferencia de Escritores Millford. Y con su esposa Kate Wilhelm fundó el Taller Clarion de escritores de ciencia ficción y fantasía en el que enseñó durante muchos años. Por él han pasado durante décadas los mejores escritores del género. Sus experiencias en este campo las recogió en Creating Short Fiction, un clásico para cualquier aspirante a escritor.

Entre otros galardones, posee un premio Hugo, y fue elegido Gran Maestro en 1994. En el año 2002, tras su muerte, la SFWA decidió renombrar en su honor el premio Gran Maestro, que actualmente se denomina Gran Maestro Damon Knight Memorial .

Provocativo, polémico, brillante, irrascible, divertido, generoso, paciente, franco... todos estos adjetivos han sido utilizados para describir a Damon Knight, al que se puede considerar sin duda una de las personas que crearon la ciencia ficción moderna.

Knight será también recordado por ser el autor de la definición más recurrente de ciencia ficción: :"... Science Fiction means what we point to when we say it." (Ciencia Ficción es a lo que señalamos cuando decimos ciencia ficción').

Knight vivía en Eugene, Oregon con su esposa cuando la muerte le sorprendió en el año 2002.
_________________________
Extraído y modificado de la Wikipedia


Damon Knigth

Cómo servirlo al hombre (fragmento)

Es verdad que los kanamit no eran precisamente bonitos. Parecían mitad cerdos y mitad personas, combinación, por cierto, nada atractiva. La primera impresión que daban era desfavorable ; esa era su desventaja . si una criatura con aspecto diabólico baja de las estrellas para ofrecer un regalo , nadie está muy dispuesto a aceptarlo.

No sé cómo esperábamos que fueran los visitantes del espacio (me refiero, al menos, a los que habíamos reflexionado sobre el caso); ángeles quizás , o algo excesivamente ajeno como para inspirar horror. Acaso por esa razón nos aterraron y repugnaron tanto cuando descendieron en sus grandes naves y vimos cómo eran en realidad.

Los kanamit eran de baja estatura; un vello pardo e hirsuto les cubría los cuerpos redondos y abominables. Tenían hocico en lugar de nariz, ojos pequeños y gruesas manos con tres dedos cada una. Vestían equipos de cuero verde y shorts, verdes también , aunque creo que éstos eran una concesión a nuestro concepto de la decencia pública. Usaban ropa a la moda , con bolsillos cortados y traba en la espalda. No carecían de sentido del humor.

Habían acudido tres a esta reunión en la O.N.U. , y es imposible expresar lo raro que resultaba verlos en medio de una solemne Sesión Plenaria: tres criaturas gordas, vestidas de verde , en shorts, sentadas debajo del podio, rodeadas por todas las naciones. Se sentaban con corrección , muy erguidos y, con suma cortesía, observaban a los que hablaban. Las chatas orejas les cubrían los audífonos. Creo que más tarde aprendieron todas las lenguas humanas, pero entonces sólo sabían inglés y francés.

Se los veía muy cómodos , y ese detalle –al igual que su humor- me hacía simpatizar con ellos. Yo formaba parte de la minoría, pues no pensaba que tuvieran segundas intenciones. Ellos, simplemente, proclamaban su propósito de ayudarnos, y yo les creía. Por supuesto que mi opinión , la de un mero intérprete de la O:N:U: , carecía de importancia, pero sostenía que ellos eran el acontecimiento más feliz que hubiésemos presenciado los terrestres. …..




Sigue, lo escaneo y lo leen completo.


sábado, 18 de octubre de 2008


La dieta más saludable, por ahora, es la mediterránea

martes 14 de octubre, 7:29 AM

(www.saludyciencias.com.ar) Cuando se sale del consultorio de un médico, especialmente si es cardiólogo o clínico las personas suelen retener una recomendación común: "y también siga una dieta saludable".

Pero fácil es decirlo y más complejo realizarlo ¿qué se entiende por "dieta saludable" y ¿cuál es desde el punto de vista de la medicina y la nutrición sobre la dieta más favorable para la buena salud?

Por ahora, la top en el ranking de dietas es la "mediterránea", que se convirtió en la combinación más cercada a un plan de alimentación ideal:

En que consiste

* Rica en verduras y frutas,

* Alto contenido de legumbres y cereales poco procesados (integrales)

* Pescado,

* Aceite de oliva;

* Una medida de vino tinto acompañando las comidas.

Esto es muy diferente de los menú tradicionales de los países desarrollados, que incluyen alto contenido en carne rojas no magras , precisamente; mucha azúcar procesada, grasas saturadas e insaturadas, grasas trans, productos lácteos no descremados, etc, etc.

Es necesario pensar que muchos estudios médicos ya han documentado que seguir esta dieta contribuye significativamente a reducir las tasas de enfermedades cardíacas y de cáncer

Recientemente la respetada revista médica British Medical Journal publicó una compilación sistemática de una docena de los estudios observacionales más serios -que incluye más de 1,5 millones de personas seguido por un período de hasta dieciocho años- y que incluye el análisis de las consecuencias cardiovasculares y otros indicadores importantes de salud.

Este gran análisis encontró una concreta disminución en los índices de muerte cardiovascular, y de mortalidad de cáncer; así como una reducción en la incidencia de Parkinson y Alzheimer entre las personas que respetan la dieta mediterránea, incluso frente a otras opciones nutricionales.

viernes, 17 de octubre de 2008

Excelente Blog: Mujeres de 40 y más


En especial: "Mister Caballero"



Una foto de adelanto.....











vean las otras en
Fuente: http://mujeresde40.blogspot.com/2008/09/mister-caballero.html

jueves, 16 de octubre de 2008

la Esfinge

Argumento:Erica es egiptóloga y viaja por primera vez a Egipto para descubrir que aquello es más peligroso de lo que parece a primera vista, sobre todo teniendo en cuenta que ella tiene una misión. Un anticuario le muestra una esfinge de Seti I y luego muere a manos de unos asesinos. Yvon de Margeau aparece entonces en su vida y la mete en una cruzada para averiguar quiénes son los asesinos y adónde se han llevado la estatua, pero Erica no sabe que le están metiendo en un mundo muy peligroso cuando acepta. Yvon contrata a Khalifa para que la proteja, y por otro lado el árabe Ahmed busca información sobre el mismo tema y contrata a la propia Erica, y aunque Ahmed pertenece al Gobierno, Yvon consigue que Erica no se fíe de él. Esto le supone a la joven una constante tensión.
Formato:MP3(voz Jorge Loquendo)
Tamaño:112MB

Fuente: http://www.directoriowarez.com/pe_la_esfinge_de_robin_cook_audiolibro_76760.html

La esfinge, de Robin CooK


En esta novela, Robin Cook nos cuenta las peripecias de una joven arqueóloga (Erica Baron) que llega a Egipto para saciar su inquietud personal, que es conocer en persona los monumentos egipcios que conoce solamente a través de los libros. A su llegada a Egipto se ve envuelta en una trama de saqueo de antigüedades alrededor de una recién descubierta estatua de Seti I en las inmediaciones de la tumba de Tuntakamon, en la cual se hallan involucrados una serie de personajes bastante curiosos.