Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

martes, 5 de agosto de 2008

Dejad de Quererme :: Sinopsis


Dejad de Quererme ::
Cartel y fotograma de la película.


'Enemigo Mío', ciencia-ficción para ver en familia


'Enemigo Mío', ciencia-ficción para ver en familia

Películas de propósito antibelicista hay muchas, y podemos destacar ‘Remordimiento’, ‘Senderos de Gloria’, ‘MASH’, ‘Gallipoli’, ‘Platoon’... Pero lo que muchos no saben es que hay un film de ciencia-ficción que muestra de igual forma el sinsentido de la guerra con igual efectividad. Se trata de ‘Enemigo Mío’, una película de 1985 injustamente olvidada, dirigida por Wolfgang Petersen, un cineasta alemán que por aquel entonces tenía mucho prestigio gracias a ‘Das Boot’, una excelente película de submarinos, aunque en los últimos años ande generalmente perdido en su estilo. Hay que aclarar que lo que Petersen se encontró cuando cogió las riendas de este proyecto, fue un aparatoso rodaje inacabado que había pasado por las manos de Richard Loncraine, tras plantearse David Lynch como director.

En un futuro incierto, se describe una guerra entre la Tierra y el planeta Dracon por medio del soldado humano Willis Davidge (Dennis Quaid), que en una batalla aérea derriba a varias naves draconianas pero a su vez es abatido por uno de ellos en un fuego cruzado, y termina en un planeta inhóspito y hostil. Se da la circunstancia de que el mismo draconiano que le ha hecho aterrizar forzosamente, también ha sido alcanzado, y sus naves acaban a escasos metros en ese planeta desconocido.

Enemigos por naturaleza, de repente se encuentran totalmente solos en un escenario lleno de peligros, y comprenden que, a pesar de sus diferencias, deben aunar fuerzas para poder sobrevivir. Tendrán muchos altibajos, pero vence la necesidad de subsistir y el descubrimiento de que realmente no son tan diferentes. A esta evolución de personajes, que empieza en el antagonismo y el odio mutuo y desemboca en una amistad sincera, ayuda la magnífica interpretación de Louis Gossett Jr. (el memorable sargento de ‘Oficial y Caballero’), que define un draconiano entrañable, sabio y simpático. El clímax, que no desvelaré, es de lo más emotivo

Con una imponente banda sonora de Maurice Jarre, ‘Enemigo Mío’ se apoya mucho en un guión de Edward Khmara (basado en la estimable novela corta de Barry B. Longyear) consistente y reflexivo por sus diálogos, que no peca de ser más ambicioso de la cuenta, pero sí proporciona una interesante historia sobre la integración de culturas, y medita sobre el absurdo de dos individuos que están destinados a matarse sin conocerse. Es increíble observar la discreta dirección de Wolfgang Petersen, que propone muchos primeros planos y un ritmo relajado, lejos de los blockbusters frenéticos que luego ha realizado.

Funciona mucho mejor la primera mitad, ya que la segunda se desvirtúa un poco y se convierte en una sucesión de persecuciones y explosiones al estilo puramente comercial, que no concuerdan con el mensaje implícito de la película. Cuenta el film con una ambientación un tanto impersonal, que recuerda a la estética limpia y minimalista de ‘2001: Odisea en el espacio’ o ‘THX 1138’ en interiores, y a ese escenario selvático de ‘El Retorno del Jedi’ en exteriores. Asimismo, los efectos especiales son algo mediocres (incluso para la época) y por suerte no duran mucho las escenas en las que se requieren.

Con todo, ‘Enemigo Mío’ es una obra cumbre del cine de ciencia-ficción, una pequeña joya que merece la pena recuperar, aun con sus obvias imperfecciones (sobretodo el final hollywoodiense), pero con una historia inolvidable y que de ninguna manera pierde con el tiempo. Una historia para todos los públicos, bien realizada y bien desarrollada, y con una de las actuaciones más inspiradas de Dennis Quaid, que luego fue una estrella. Un clásico emocionante, que fue un fracaso en taquilla y objeto de indiferencia de la crítica. Como curiosidad, parte de los paisajes son de la isla de Lanzarote.

CONVERSACIÓN CON JEAN BECKER

Cómo descubrió la novela Deux jours à tuer, de François
d’Epenoux?

Una amiga me la dejó para que la leyera. Entonces estaba en Escocia.
La leí de un tirón. Me intrigó, incluso diría que me desestabilizó el
comportamiento de este hombre al que le basta un fin de semana para
tirarlo todo por la borda. Al principio de la novela, el lector no entiende
lo que ocurre. No entiende el comportamiento incomprensible de
Antoine. Es desagradable con su mujer, duro con sus hijos, se mete
con sus amigos. La historia me gustó, sobre todo porque, al fi nal de la
novela, el comportamiento de Antoine se explica de forma creíble

http://www.golem.es/dejaddequererme/

Deux jours a tuer --- Dejad de quererme

Dirección: Jean Becker.
Intérpretes: Albert Dupontel, Marie-Josée Croze, Pierre Vaneck, Alessandra Martines.

Antoine, 42 años, publicista, es un hombre de éxito. Está casado
con Cécile, es padre de dos hijos, vive en una bonita casa no lejos
de París y tiene muy buenas relaciones con los vecinos. Su discreta
relación con la guapa Marion no va tan en serio como para perturbar
su equilibrada vida.
Sin embargo, un día como cualquier otro, su vida cambia. Durante
una reunión con un cliente importante, pierde los estribos y, de paso,
el proyecto. Su socio le propone que se tome unos días de vacaciones
para descansar, pero Antoine está decidido a acabar de una vez por
todas y ofrece venderle su parte.
De vuelta a casa para el fi n de semana, empieza a destruir
sistemáticamente lo que ha construido durante años. Su mujer le acusa
de tener una amante, y no lo niega. Su comportamiento es odioso y la
saca de quicio sin darle la menor explicación. Es su cumpleaños y sus
dos hijos le han hecho dibujos, pero de golpe, se vuelve intransigente
y duro con ellos. Su amigo de toda la vida le pide consejo acerca de
la compra de un coche de coleccionista; en vez de ayudarle, se las
arregla para que no salga el trato. Sus amigos le han preparado una
fi esta sorpresa en su propia casa. Parece disfrutar insultándolos uno
a uno: incluso se mete con la guapa Virginie, que en su opinión se
pasa de coqueta. Nadie entiende lo que le ocurre. La velada no tarda
en convertirse en una auténtica pelea verbal. Presa de la ira, los echa
a todos.
Ha bastado un fi n de semana para que Antoine, un hombre
aparentemente sin problemas, destruya toda su vida. ¿La crisis de los
cuarenta? ¿Un ataque de locura? Quién sabe…


http://www.golem.es/dejaddequererme/descargas.php
http://www.golem.es/dejaddequererme/imagen/mcartel.jpg