Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

sábado, 23 de septiembre de 2017

APRECIACIÓN DE LA CARACTERIZACIÓN DIALECTAL DE PARKIN EN THE FIRST LADY CHATTERLEY Consuelo Montes Granado




Page [37] of APRECIACIÓN DE LA CARACTERIZACIÓN DIALECTAL DE PARKIN EN THE FIRST LADY CHATTERLEY https://www.jstor.org/stable/41054651

Teoría de la acomodación en la comunicación


Lengua y comunicación intergrupal

Escrito por Maria Àngels Viladot Presas



https://books.google.com.ar/books?id=zjZdmsYryJcC&lpg=PA101&ots=cU0P5qOyH-&dq=teor%C3%ADa%20de%20la%20acomodaci%C3%B3n%20del%20habla&hl=es&pg=PA101#v=onepage&q=teor%C3%ADa%20de%20la%20acomodaci%C3%B3n%20del%20habla&f=false

El amante de Lady Chatterley: Las tres versiones de El amante de Lady Chatterley...

Las tres versiones de El amante de Lady Chatterley, por Pascale Ferran

D.H. Lawrence y las tres versiones de El amante de Lady Chatteley, por Pascale Ferran
D.H. Lawrence escribió tres versiones de El amante de Lady Chatterley. La novela conocida con ese título es la tercera de ellas, la que Lawrence consideró definitiva y la cual mandó editar por cuenta propia, en marzo de 1928, varios meses antes de su muerte. La existencia de esas tres versiones no tiene nada de sorprendente en sí mismo, pero sí el método de Lawrence para escribirlas, excepcional en la historia de la literatura. El método fue el siguiente: entre cada versión, Lawrence deja reposar el manuscrito varios meses y se dedica a otros quehaceres.

Al volver a su proyecto, no parte del manuscrito precedente para introducir modificaciones, sino que rescribe integralmente una segunda versión. Y, más adelante, una tercera. Hay pues una trama y situaciones comunes entre las tres versiones, pero ningún pasaje estrictamente igual, ningún diálogo parejo. Y los personajes mismos, los cuatro personajes centrales de la novela –lady Chatterley y su marido, Clifford; el guardabosques (que cambia de nombre según las versiones); y la Sra. Bolton, enfermera de Clifford– fluctúan mucho de una versión a otra. El resultado son tres versiones autónomas, coherentes de la primera página a la última.

Descubrí El amante de Lady Chatterley más bien tarde.Ciertos aspectos del libro me entusiasmaron pero era, a mis ojos, inadaptable. O en todo caso una adaptación tan libre que yo nunca habría tenido la audacia de imaginar. Debo decir que El amante de Lady Chatterley (tercera versión) es tan verbosa que, por lo menos en ese terreno, el libro ha envejecido mal. Como si Lawrence, frente al carácter eminentemente subversivo de su tema y la censura que anticipaba, se hubiera sentido obligado a teorizar, en voz de sus personajes, la tesis de su novela: el amor más fuerte que todas las barreras sociales.

Más adelante descubrí que había dos versiones precedentes y que la segunda estaba editada por Gallimard, bajo el título de Lady Chatterley y el hombre de los bosques. Esta versión es más simple, más frontal de cara a su tema, menos atormentada. El libro está más centrado en la relación entre Constance y Perkin, el guardabosques, y ambos personajes son bastante diferentes. Parkin, por ejemplo, es aquí un hombre simple que guarda los bosques para escapar de la vida gregaria. (En El amante de Lady Chatterley, se trata de un ex oficial del Ejército de Indias que ha elegido la vida ermitaña. Pero su cultura y sus orígenes hacen menos escandalosa su relación con lady Chatterley. En cierta manera, intelectualmente, son casi del mismo mundo, lo cual explicaba que pudieran hablar de lo que les sucedía.)

En Lady Chatterley y el hombre de los bosques, no comentan sino que experimentan. En definitiva, la historia, todavía más que en la última versión, está literalmente invadida por la vegetación. Y el reino vegetal no interviene sólo como metáfora del aliento vital que reúne a los dos protagonistas, sino que les acompaña sin cesar en su transformación.

Para mí, aquí yace la mayor belleza de Lady Chatterley y el hombre de los bosques: la historia de un amor que es sinónimo de la experiencia concreta de la transformación. 

  Pascale Ferran, directora de Lady Chatterley (2006) 

Bourdieu Pierre ¿Que Significa Hablar?



https://es.scribd.com/doc/71247818/Bourdieu-Pierre-Que-Significa-Hablar

Bourdieu, Pierre.- El Baile de Los Solteros



https://es.scribd.com/doc/167489180/Bourdieu-Pierre-El-Baile-de-Los-Solteros#

Pierre Bourdieu: las herramientas del sociólogo





https://books.google.com.ar/books?id=bZ9qY-RxvUIC&lpg=PP1&dq=pierre%20bourdieu&hl=es&pg=PP1#v=onepage&q=pierre%20bourdieu&f=false

viernes, 22 de septiembre de 2017

Interrobang: Los ríos de color púrpura de Jean-Christophe Grang...

Hubo un tiempo, en la antigua Olimpia, en la que los atletas eran también músicos, poetas, artistas y filósofos. Cultivaban simultáneamente cuerpo y mente; eran hombres espirituales y deportistas lejos de los que hoy, si son intelectuales no levantan pesos y si son deportistas solo prueban la cultura, como los niños la verdura, a regañadientes y sin saborearla.
Pierre Niémans, rostro anguloso, gafas de montura metálica, fobia a los perros y pelo cortado a cepillo es teniente de policia de París y hombre de acción. Su comisario le envía a Guernon, un pueblecito cercano a Grenoble con una notable universidad, para hacerse cargo de una investigación de asesinato. Salta de la frenética macro urbe con violencia explosiva de corta mecha que él mismo a veces también experimenta y que le cuesta controlar, a un valle pacifico rodeado de altas montañas nevadas y cantarinas aguas donde la violencia se presenta en forma filosófica y poética pero no por ello menos letal.
Karim Abdouf es un alto policía magrebí, licenciado en derecho, con rastas, experto en boxeo tailandés, buen tirador y aspecto intimidatorio que se ha criado entre inmundicia humana con violencia barrio bajera y visceral y la entiende como un acto resolutivo de vive o muere. Rechazado por su gentilicio, su aspecto y su condición intelectual muy por encima de la media de sus compañeros vive destinado, muy a su pesar, en provincias donde recibe el encargo de investigar un desconcertante asalto en un colegio sin robo aparente en la pequeña localidad de Sarzac.
Tranquilas y pequeñas localidades distantes unos 250 kilómetros entre si, capaces de albergar en su intimidad un silencioso mundo de conspiraciones insospechadas. Por eso no hay que desdeñar nada, en cualquier caso policial cada elemento desempeña su papel. No hay casualidades ni detalles inútiles. Todo merece ser considerado.
Ni Pierre ni Karim tienen la más ligera idea de que sus casos, dos tramas que transcurren paralelas, acabaran conectados ni de como el horror es capaz de encontrar siempre un camino por donde manifestarse: “la especie humana es la única cruel consigo misma, la única que encuentra placer en hacer el mal”.
Los ríos de color púrpura, publicada en 1998 y ambientada en 1996, es una novela rica en matices, con un argumento sólido y profundo, donde cada capa es un sedimento de la historia. Todos los personajes presentan un interesante perfil psicológico y una fuerte personalidad, que transmiten a la novela dotándola de una energía y un ritmo narrativo que no da respiro alguno, por lo que resulta muy interesante y entretenida, y para nada simple.
Las localizaciones, los exteriores, las situaciones y las acciones son descritas con tanto realismo que el efecto que producen a nivel de imagen mental es de alto voltaje.
Jean-Christophe Grangé ha trabajado un argumento que no deja resquicio a la incongruencia, todo está atado y bien atado, y las explicaciones son coherentes a las situaciones sin coger nada por los pelos. Además, el autor, conocedor de que todo lector de género se dedica a hacer de detective, se divierte jugando a dejar miguitas de pan sin que eso suponga evidenciar lo previsible, ya que con giros insospechados tiende a superar las expectativas y logra mantener un interés constante y una tensión creciente hasta el mismísimo final.
Muy recomendable en general y en particular para empezar a tratar con este autor francés que en su país goza de un merecido prestigio traducido en éxito de ventas y en adaptaciones cinematográficas con actores de renombre. Aporta al género un enfoque diferente del habitual muy en esa línea en la que nos está acostumbrando el nuevo polar francés alejado de estereotipos pero de gran calidad y que o gusta o repele prácticamente sin término medio.